Inicio / Cultura / Importante que haya espacios para reconocer a la danza: Serafín Aponte

Importante que haya espacios para reconocer a la danza: Serafín Aponte

La danza es una carrera de largo aliento y proyectos de vida, que requiere de autodisciplina y mucha convicción, porque quien se dedica a ella necesita saber quién es, qué quiere y hasta dónde quiere llegar con ella, consideró el coreógrafo y bailarín mexicano Serafín Aponte.

En declaraciones al Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), el artista, con 33 años de trayectoria académica y artística en esa institución, agradeció el reconocimiento que en días pasados le confirió por su destacada trayectoria la Dirección de Danza de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

El galardón distingue sus aportaciones a la danza mexicana, además de su importante labor a favor del desarrollo del arte del movimiento contemporáneo en su estado natal: Guerrero.

Al respecto, consideró que es muy importante que los artistas en cualquier ámbito, especialmente en la danza, “tengamos un espacio de reconocimiento hacia nuestra profesión, trayectoria e impacto en el trabajo formativo que hacemos”.

Aponte se convirtió en el primer artista en recibir este reconocimiento y para él, dijo, es algo muy importante “porque estoy impulsando proyectos sobre reconstrucción social y el rescate del trabajo dancístico para formar bailarines en Guerrero”.

El licenciado en Educación Artística en el área de Danza, por el INBA, y profesor de Biodanza por la International Biocentric Foundation, recordó que su experiencia docente le ha permitido desarrollar su trabajo de manera eficaz y de alguna manera eso se retribuye con este reconocimiento.

Miembro fundador de Barro Rojo Arte Escénico, Aponte ah ganado múltiples premios y reconocimientos por su trabajo como bailarín y coreógrafo de danza contemporánea. Ingresó como docente del INBA en el Sistema Nacional para la Enseñanza Profesional de la Danza en 1984.

Posteriormente fue secretario académico fundador en el área de Danza contemporánea de la Escuela Nacional de Danza Clásica y Contemporánea (ENDCC) del INBA, donde ha impartido Técnica de Danza contemporánea y, desde 1999, la materia de Taller de Creación Coreografía VII y VIII en la licenciatura en Coreografía, en la que ha formado a diversas generaciones de bailarines y coreógrafos.

“Soy un artista que ha estado en los foros y que ha generado obras que han sido parteaguas para establecer un movimiento dancístico contemporáneo. Coloco a la danza como un compromiso social, creo que la danza y el arte tienen que seguir viendo hacia la sociedad con un compromiso que permita no solo crear conciencia de lo que somos como individuos y ciudadanos, sino que pueda reconstruir desde el interior para enfrentar la realidad que nos toca vivir”.

Para el maestro Aponte, lo que se construye como artista en el foro de alguna manera se lleva al salón de clases. “Esto permite que todo tenga una misma dirección. Como maestro he formado a importantes bailarines y coreógrafos, como Sandra Bárcenas, Jessica Lezama, Oscar Velázquez, Mauricio Nava, Magdalena Brezzo y Evoé Sotelo, entre otros artistas destacados”.

Y es que en su opinión, “la danza contemporánea tiene el compromiso de regresar a la sociedad. En la época de oro el mensaje era retomar la rica cultura que tenemos como mexicanos y hacer una danza moderna, universal, que nos representara como sociedad.

Ese discurso se agotó y en los años 80 impulsamos el movimiento de danza independiente.

“En los 90 hubo un reacomodo y ahora estamos en un momento en que tendríamos que hablar de manera directa y clara de lo que nos acontece”, consideró.

Te recomendamos

Más operativos de seguridad: Del Mazo

* Instalación de GPS, cámaras de videovigilancia y botones de pánico en las unidades de …