A 66 años del voto femenino en elecciones federales

La vida fácil no existe, pero la persistencia trae consigo resultados, y a las mujeres les ha costado una gran lucha ser visibilizadas. El voto femenino terminó de concretarse un 3 de julio de 1955, hace ya 66 años, cuando las mujeres pudieron participar en elecciones federales.

Una promesa de campaña presidencial marcó la historia de la participación del género. El compromiso del entonces candidato Adolfo Ruiz Cortines pudo cumplirse a cabalidad cuando se eligió a los diputados de la XLIII legislatura.

El derecho al voto de la mujer en México comenzó el 12 de febrero de 1947, con la publicación en el Diario Oficial de la Federación del decreto de adición al artículo 115 Constitucional para permitirles la participación como votantes y como candidatas.

Quedó entonces establecido: “En las elecciones municipales participarán las mujeres, en igualdad de condición que los varones, con el derecho de votar y ser votadas”.

El 17 de octubre de 1953, una vez superado el trámite legislativo, el Presidente Ruiz Cortines promulgó las reformas constitucionales para que las mexicanas gozaran de la ciudadanía plena.

En las elecciones federales de 1955, las mujeres acudieron por primera vez a las urnas a emitir su voto. Pese a la importancia que tenía este evento histórico, por ser el primer ejercicio de libertad de decisión de la mujer, la verdadera democratización de la ciudadanía tardó muchos años más en germinar, ya que la tradición estaba aún arraigada en nuestro país.

Es por ello que tuvieron que pasar 24 años de que se reconociera el sufragio de la mujer, para que en 1979 México tuviera a la primera gobernadora estatal (de Colima), Griselda Álvarez.

El sufragio femenino significó el reconocimiento a la igualdad en la participación política. A partir de entonces ha continuado la lucha de las mujeres por sus derechos a participar en la toma de decisiones del país.

El cronista de Tampico Josué Picazo Baños, compartió datos del Archivo Histórico que relatan que al menos 4 millones de féminas estarían participando en los primeros comicios federales, donde 20 mujeres figuraban entre los 356 aspirantes a conquistar una curul en la XLIII Legislatura.

Para garantizar la seguridad de esa elección histórica como el cuidado a la integridad de quienes votarían, el Ejército asumió la vigilancia del país para mantener orden y paz.

Ante esta función cívica, Blanca Capdevilla, de la Confederación Nacional de Organizaciones Populares expresó: Las mujeres irán a las urnas, conscientes de cumplir con una obligación ciudadana.

En ese entonces los medios nacionales definían a las mujeres como un sector no controlado por los partidos políticos y que serían un factor determinante para las elecciones federales.

De acuerdo con testimonios documentales de la época, en ese día histórico resaltó que las mujeres participaron disciplinadas y silenciosas, pero sobresaliendo en la contienda.

En Tampico y Madero la votación femenina fue abundante. “Numerosas mujeres acudieron a las urnas para depositar su voto en favor de los candidatos de sus simpatías, mencionaba la prensa de entonces”, expresó el cronista.

A nivel nacional se consideró que la participación de las mujeres fue un tanto por convicción y otro por curiosidad, principalmente disfrutando los nuevos derechos políticos que compartían con hombres.

Para la Vocal Ejecutiva del INE en el distrito 08 Tampico, María de la Luz Espinoza Hernández, las mujeres son punta de lanza para abrir caminos no solo en cuestión de representación, sino que su voz también ha sido aceptada para la transformación, además de ser una gran influencia de convocatoria para otros y participar en las elecciones.

«Creo que a partir de los movimientos que han hecho por el feminismo y por la igualdad de las mujeres, las reformas electorales jurídico legales, son un avance como sociedad que debe reconocerse y sobre todo para que sus derechos no se vulneren», dijo.

Señala que los avances han dado cierta seguridad a los derechos de las mujeres, pero aún hay machismo y se convive con misóginos.

«El Instituto Nacional Electoral ha permeado para cubrir todos esos derechos que son de las mujeres. El camino está allanado para seguir transformando la igualdad femenina, y el INE ha sido un gran promotor de este cambio».

Para la recién electa diputada federal por el PAN, Rosa González Azcárraga, la celebración del voto femenino se festejó el pasado 6 de junio, porque fue una votación como nunca.

«Fue una votación como nunca, porque el 50 por ciento del padrón electoral salió a votar, el que está conformado por más mujeres que por hombres”.

Expone que la mejor manera de festejar esta fecha histórica fue yendo a emitir el sufragio el pasado 6 de junio.

“Ya lo celebramos y desde 1955 hemos avanzado mucho, somos más y movemos elecciones”.

Refirió que más del 30 por ciento en Tampico, son jefas de familia, lo que le ayudó a conectarse con este grupo, que al mismo tiempo se encargó de llevar su mensaje político.

“Lo importante es que lo político lo mueven mujeres, antes eran los hombres y ahora somos nosotras las que nos encargamos de invitar a la gente a votar, de hacer reuniones para dar a conocer al candidato o candidata», destacó.

González Azcárraga, reconoció que hay avance en cuanto al voto femenino, pero hay que avanzar en la equidad de género, principalmente en lo laboral, porque todavía hay una cultura machista.

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *