ACNUR y Kenia en alerta por coronavirus en campo de refugiados

La oficina del Alto Comisionado para los Refugiados (ACNUR) y las autoridades de Kenia anunciaron que fortalecerán su respuesta a la crisis de Covid-19 después de que el país africano confirmó dos casos de coronavirus en campamentos de refugiados en la oriental Dadaab.

Siguiendo las pautas del gobierno de Kenia, las dos personas fueron puestas en cuarentena y luego transferidas a centros de aislamiento tras recibir los resultados, informaron en un comunicado de prensa las partes involucradas.

El equipo del Ministerio de Salud de Kenia para el monitoreo y la respuesta a enfermedades, ya ha comenzado a buscar contactos de personas que posiblemente tuvieron acercamientos con los infectados.

Las condiciones de hacinamiento en los campamentos de refugiados en Dadaab, donde los servicios de salud ya están presionados, generan serias preocupaciones sobre la vulnerabilidad de los más de 217 mil refugiados y 320 mil miembros de comunidades de acogida que viven en el campamento y sus alrededores.

ACNUR, sus socios y otras agencias de la ONU apoyan el plan de respuesta keniano para mitigar los riesgos y prevenir la propagación del coronavirus en esos campos, que alojan somalíes y están considerados entre los más grandes en su tipo.

En Dadaab se han mejorado las instalaciones de saneamiento, con la construcción de centros de aislamiento y cuarentena que ofrecen camas para 955 personas, así como 125 estaciones de lavado de manos en sitios de distribución de alimentos, escuelas y mercados.

Hasta el momento, los centros de salud han recibido 68 equipos de protección personal (EPP) para el personal de primera línea, 450 pares de guantes, 45 mil máscaras quirúrgicas y cuatro concentradores de oxígeno.

«Los grupos de refugiados han producido ellos mismos más de 150 mil máscaras de tela que estarán listas para su distribución en los próximos días. Todos los trabajadores de la salud han recibido capacitación en prevención e intervención contra la crisis de Covid-19», expresaron representantes de las agencias de auxilio.

Agregaron que a la fecha hay 18 médicos generales, 150 enfermeras, 52 médicos de hospitales, 11 técnicos de laboratorio y 336 voluntarios de salud comunitaria que trabajan en esos campos de refugiados.

Las campañas de concientización sobre higiene para prevenir y combatir la pandemia de Covid-19 llegaron a más de 200 mil refugiados, incluso a través de anuncios de radio locales, carteles, folletos y mensajes de WhatsApp , redes sociales y sitios web dedicados en somalí, oromo, dinka, swahili, nuer, francés e inglés.

El ACNUR, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y sus socios han proporcionado raciones dobles de alimentos y productos de higiene, como jabones y bidones con agua, para minimizar las grandes reuniones y filas para abastecerse.

Los representantes de las comunidades de refugiados y los trabajadores comunitarios han recibido capacitación y comparten regularmente mensajes con la población de refugiados.

ACNUR y sus socios también han mejorado las estructuras de apoyo psicosocial y fortalecido las líneas directas dedicadas existentes para asistencia telefónica especializada, para garantizar que los refugiados y solicitantes de asilo tengan acceso a información y asesoramiento sobre ayuda disponible.

El llamamiento global del ACNUR para los esfuerzos de prevención y respuesta a la crisis de Covid-19 ya está financiado al 31 por ciento de la cantidad solicitada de 745 millones de dólares necesarios para ayudar a los refugiados afectados por la crisis de Covid 19.

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *