Adam Driver habla en Cannes sobre cantar, surrealismo y ‘Annette’

En «Annette» de Leos Carax, una ópera rock encantadoramente demente, Adam Driver canta en algunos lugares extraños. En una moto. En el mar. En medio de hacer el amor.

Como era de esperar, «Annette» causó revuelo en la 74ta edición del Festival de Cine de Cannes, donde su estreno la noche de apertura provocó una amplia gama de reacciones. Y previsiblemente difirieron las opiniones sobre este musical absurdo pero sincero de 140 minutos de elaborado melodrama, compuesto por Sparks (el dúo pop Ron y Russell Mael) y coprotagonizado por una bebé resplandeciente (Annette) representada en forma de marioneta.

Pero si alguien puede coincidir en algo sobre «Annette», es que Driver es realmente bueno en ella. Extraordinario, incluso. Para un actor propenso a lanzarse de lleno a la visión del cineasta, tal vez sea un nuevo pináculo de compromiso riguroso. Hasta en las escenas más extravagantes de «Annette», Driver es ferozmente dedicado e intensamente físico. ¿Y esos lugares más inusuales para cantar, como en medio de sexo oral? Otra nueva experiencia.

«Se siente muy singular», dijo Driver. «Como: no volveré a hacer esto… lo más probable», agrega riendo.

Driver estuvo en Cannes muy poco tiempo. Inmediatamente después de fumarse un cigarrillo con Carax durante el aplauso de «Annette», voló a Ohio para volver al rodaje de «White Noise» con Noah Baumbach. Pero unas horas antes del estreno, dio una entrevista a The Associated Press en el balcón de un hotel frente a la Croisette de Cannes. Tenía la cabeza completamente sumergida en «White Noise», dijo.

Pero «Annette» es algo diferente incluso para el ecléctico Driver. Se comprometió a hacerla hace siete años luego que Carax, el cineasta francés de la alocada «Holy Motors», lo contactara tras haberlo visto solo en la serie «Girls».

«He estado hablando sobre esta película durante siete años», dijo Driver. «Así que también me da una sensación de alivio que alguien pueda verla, en algún lugar. Me siento aliviado de que saldrá».

«Annette» se estrenará en cines el 6 de agosto y el 20 de agosto llegará a Amazon Prime. En la cinta, Driver interpreta a un famoso comediante llamado Henry McHenry que realiza un espectáculo físico siniestro, apodado «El mono de Dios», mientras está vestido con una bata de boxeo. (Driver modeló sus movimientos en base a los de un gorila). Su esposa es Ann Defrasnoux (Marion Cotillard), una cantante de ópera igualmente famosa. Cada noche, Henry «mata» a su audiencia mientras Ann los salva muriendo ella al final de cada actuación.

La mezcla de las sensibilidades de Carax y Sparks es difícil de describir, pero todo en «Annette» es realzado, surrealista, autoconsciente — excepto por las actuaciones. «Incluso si se siente surrealista, no puedo actuar de manera surrealista», dijo Driver.

Ron Mael dijo a la prensa en Cannes que las discusiones con Carax sobre el tono de la película comenzaron muy temprano. «Nos alegró escuchar, porque es una especie de creencia compartida, que los personajes deben ser sinceros en lo que dicen, que no deben distanciarse», dijo Mael. «Eso es realmente importante y distinto de tantos otros musicales modernos».

La cinta abre con Sparks liderando a Carax y compañía en una marcha afuera de un estudio de grabación mientras cantan «So May We Start?» Pero a partir de ese momento, las actuaciones no hacen guiños. Cuando el romance se vuelve oscuro tras el nacimiento de la marioneta Annette, quien está dotada de una hermosa voz, la película se desliza hacia la tragedia y, tal vez, hacia el corazón de la creación artística.

Justin Chang escribió para The Los Angeles Times que la cinta «le pertenece a Driver», quien «rara vez ha aparecido más imponente en su físico, más insondable en su capacidad de rabia y engaño». Eric Kohn, de IndieWire, llamó a Driver «una fuerza desquiciada de la naturaleza».

Por primera vez, Driver funge como productor. Se quedó con «Annette» a pesar de que significaba esperar siete años, lo mismo que duró su carrera en «Star Wars».

«Cuando alguien así quiere que hagas una película, ¿cómo no hacerla? Es tan obvio. Sólo trato de hacer cosas que en mi mente son obvias», dijo Driver. «No siempre he seguido mi propio consejo, pero tiene que ser muy obvio. ¿Quieres trabajar con los hermanos Coen? Sí, obviamente. ¿O con Scorsese en Japón? Claro, por supuesto. Así que fue fácil mantener el compromiso».

Driver estaba particularmente enamorado de la célebre fantasía de Carax de 2012 «Holy Motors», que al igual que «Annette» trata sobre la imaginación y la naturaleza de la interpretación.

«En todas sus películas sus actores parecen tener mucha libertad, y eso resultó ser cierto», dijo. «También sabe equilibrar eso con una coreografía increíble. Le gusta elegir detalles de impulsos y luego, de pronto, coreografiar un baile. Cuando veo sus películas, parecen libertad».

Driver tiende a sentirse más cómodo hablando de los directores con los que trabaja que de su propia actuación. Describe las indicaciones de Carax como «casi susurros». Después de una escena, a veces se da cuenta de que Carax la había actuado junto a él y ahora está sin aliento. Pero, ¿a qué se aferra Driver personalmente en «Annette»?

«Yo no me conozco. Me pierdo por completo en las minucias del cine, en los aspectos técnicos», dijo. «No suelo analizar qué significa o qué representa la película para mí».

Driver canta casi todo el tiempo en «Annette», una interpretación que sigue los pasos de su papel nominado al Oscar en «Marriage Story» («Historia de un matrimonio») de Baumbach, que alcanzó un clímax impresionante con el personaje de Driver cantando «Being Alive» de «Company» de Steven Sondheim. Antes de eso, el debut musical de Driver fue más irónico, como parte de la sesión de grabación de «Please Mr. Kennedy» en «Inside Llewyn Davis» de los hermanos Coen.

«No tengo planes ni ningún interés necesariamente en volver a cantar en una película. Siempre me encanta en las películas», dijo Driver. «La gente canta en la vida real… pero no nos comunicamos a través de la canción. En cierto modo, se siente más apropiado. Hay algo más vulnerable en eso».

Pero Driver, quien fue infante de marina antes de dedicarse a la actuación, no ignora las dimensiones más locas de «Annette». ¿Cómo se la ha descrito a sus amigos y familiares?

Se ríe. «Es sólo un musical de fantasía sobre un bebé».

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *