Agoniza la lucha libre

La crisis económica generada por la pandemia de la COVID-19 golpea también a la lucha libre mexicana, que tiene el riesgo de perder a una de sus arenas más emblemáticas por la falta de funciones desde mediados de marzo.

Lejos de los reflectores de la grandes empresas de lucha libre como la estadounidense WWE que reportó un incremento en sus ganancias en un 60 por ciento en los primeros cuatro meses del año en comparación a 2019 -291 millones más-, en México el negocio de los estetas independientes va a la baja.

La Arena Adolfo López Mateos, con casi 53 años de edad -la lucha libre en México tiene 86 años-, está a punto de cambiar de giro y dejar sin trabajo a por lo menos 50 luchadores después de la pandemia.

Héctor Guzmán, el dueño, explicó que a principios de año siempre es complicado por la baja asistencia de aficionados que vienen de hacer gastos en diciembre. Sin embargo, sabe que en mayo, mes de su aniversario, se recuperan.

Inaugurada en 1967 y con capacidad para 1.450 espectadores, en ella han pasado nombres legendarios como el Rayo de Jalisco, Gori Guerrero y Blue Demon padre, entre otros.

Guzmán ideó la forma de pedir 110.000 pesos mediante una fondeadora por internet -donadora.org- para conseguir el 50 o 60 % de esta cantidad con la que podrían sobrevivir dos meses y reprogramar su aniversario.

Cuando se detuvo la lucha libre, el CMLL decidió suspender sus funciones, mientras que AAA mantiene un proyecto a puerta cerrada con una limitada cantidad de luchadores.

Pero los gladiadores independientes, que no tienen contratos con estas empresas y ganan por función, se encuentran sin trabajo. Son pocos los elementos que cobran entre 30.000 y 50.000 pesos por combate, la mayoría vive al día. Por lo que todos los luchadores lanzan un SOS.

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *