Ahora sí actúan ante la toma de casetas

Tras meses de inacción ante la toma de casetas, Caminos y Puentes Federales (Capufe) emprendió acciones para combatir este delito.

Desde este mes y en coordinación con la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, puso en marcha operativos para evitar que grupos bloqueen las plazas de cobro, lo que deja daños patrimoniales por 4.5 millones de pesos al día.

Genaro Enrique Utrilla, director de Capufe, destacó que también se definieron estrategias para judicializar las denuncias por las tomas.

Fuentes de la dependencia explicaron que los operativos consisten en apostar policías federales en las casetas como elemento de disuasión. Si la intención de bloqueo persiste, se recurre al diálogo con los inconformes. En caso de no tener resultado, se aplica el uso de la fuerza. Desde la implementación de este protocolo sólo se ha presentado un conato de enfrentamiento sin mayores efectos, detallaron.

El septiembre, este diario dio a conocer que se generó una industria alrededor de la toma ilegal de casetas, delito que de enero a junio había dejado pérdidas por mil 359 millones de pesos.

Los bloqueos se han extendido a todo el país, pero son más recurrentes en autopistas de Oaxaca y Guerrero, con énfasis en La Venta, en la vía Cuernavaca-Acapulco.

La recurrente toma de plazas de cobro de Caminos y Puentes Federales (Capufe) provoca que el organismo deje de percibir alrededor de mil 800 millones de pesos al año, por lo que a partir de 1 de diciembre de 2019, y en coordinación con la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), se pusieron en marcha operativos para “evitar la toma de plaza de cobro y daños patrimoniales”.

Genaro Enrique Utrilla Gutiérrez, director de Caminos y Puentes Federales, dijo que se han emprendido importantes acciones en cuanto a la operación del organismo.

«Nos hemos coordinado con la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana para realizar operativos en las principales Plazas de Cobro para evitar tomas y afectaciones patrimoniales. Además, se definieron estrategias para judicializar las denuncias”, dijo.

De acuerdo con fuentes de Capufe, tales operativos iniciaron el primer día de diciembre y consisten, en primer lugar, en contar con la presencia de efectivos de la Policía Federal, lo cual ha sido un factor de inhibición dado que antes no se contaba con ese apoyo. En segundo lugar, se echa mano del diálogo para convencer a los grupos que buscan detener la circulación que  está cometiendo un delito federal y, que, en caso de no encontrar resultado, se prevén otras acciones, pero hasta el momento no se ha hecho uso de la fuerza y sólo se ha presentado un conato, sin mayores efectos.

La toma de plazas de cobro se había extendido por diversas partes del país, pero han sido recurrentes principalmente en autopistas de Oaxaca, especialmente en Huitzo, y en las de Guerrero, con énfasis en la de La Venta de la vía Cuernavaca-Acapulco.

Las estimaciones del monto económico que el organismo llega a perder, una vez que quienes toman las plazas de cobro permiten el paso de los automovilistas en el pago de peaje correspondiente, es de entre 4.5 millones y cinco millones de pesos diarios.

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *