Alfredo Del Mazo, sin apoyo de su gabinete

Por Karina A. Rocha Priego

Una vez más fueron exhibidos los 32 mandatarios del país al ser calificados por la sociedad a través de Consulta Mitovsky, en donde nos dan a conocer quién “si va bien y quién si va mal”, estarán de acuerdo que los ciudadanos de cada Estado dan a conocer su percepción, dependiendo  de cómo les va en sus lugares de origen, sin embargo, la encuestadora, tiene que dar a conocer cuál es la población que encuestada pues, no es lo mismo la gente de la “zona plus” a la gente de la “zona de más bajo nivel económico”.

Sin embargo esta encuesta mensual nos dice quien ha hecho algo por mejorar su imagen, a través de “un buen trabajo” y quien no lo ha hecho, según las críticas recibidas. Pero lo que nos ha llamado la atención, es el cómo durante los últimos meses ha sido severamente criticado el gobierno de Alfredo del Mazo Maza, y cómo ha sido cuestionada su interacción con el Gobierno Federal, encabezado por el presiente Andrés Manuel López Obrador.

Del tema, tenemos que decir de una u otra forma, el Gobierno del Estado de México ¡no se puede pelear con el Gobierno Federal! –además que no tendría por qué-, pues ello llevaría a un retroceso en la entidad. Lo que parece, ha sucedido aquí, es que ha ganado “la institucionalidad”, esperando, claro, que no se pierda la esencia política de quien gobierna el Estado más importante del país.

Efectivamente, Del Mazo ha sido severamente calificado, cuando tan solo un 14.5% está de acuerdo con su administración; pero sin pretender “ocultar la realidad”, hemos de ser conscientes de que un Estado –como el de México- no es un Gobernador, se supone éste debe ser apoyado por un grupo de expertos, llamados secretarios, que también deben aportar para mejorar la percepción ciudadana. Si un Secretario lo hace mal, la culpa es del Gobernador, pero si lo hace bien, no se le aplaude al Gobernador.

Todos en su conjunto, secretarios, subsecretarios, directores generales y los que le siguen, deben ser un apoyo para el Gobernador que es la cabeza de una administración, sí, pero éste delega funciones que, si no se llevan a cabo con rectitud, transparencia y eficacia, pues al que califican es al titular del gobierno y no al Secretario. Esto es, podemos tener el peor Gobernador pero con el mejor equipo de Secretarios que sacan adelante el trabajo público y político o tener un excelente Gobernador y un gabinete mediocre.

El estado de México tiene más de 15 millones de habitantes, más que la propia ciudad de México que apenas alcanza los nueve millones de habitantes y, peor aún, el Estado de México en los últimos 30 años ha recibido gente de toda la República Mexicana, gente que ha venido a “contaminar” a las familias mexiquenses de cepa, lo que hace a un Estado de México bastante complicado y el más codiciado, políticamente hablando.

Por otro lado, puede ser “entendible” la buena relación que ha cultivado el Gobierno del Estado de México con el Gobierno Federal, en un afán de sacar adelante los más programas posibles en beneficio de la población, pero estarán de acuerdo en que, cuando no se tiene dinero con qué trabajar, ¡magia, no se puede! y, aunque parezca trillado, no podemos olvidar que el responsable de la decadencia del Estado de México, hoy Senador de la República, ha sido, en mucho, Eruviel Ávila Villegas, quien sigue tan campante y tranquilo, pese a todas las acusaciones que han caído en su contra.

Sí, no podemos tapar con un dedo que esta administración de una u otra forma “lo ha solapado”, pero también nadie se ha dado el tiempo necesario para sacar a relucir la realidad de lo que un Eruviel Ávila dejó como Estado.

Y bueno, hablamos de 32 Estados, donde sale también a relucir un Cuauhtémoc Blanco, al que por nada se puede comparar con un Del Mazo Maza, eso es innegable, y éste sujeto ocupa el lugar número 31 de la lista con 14.8% de aceptación, mientras que en el lugar número 30 está un Jaime Rodríguez, de Nuevo León, con un 17.8%. Es una verdadera pena que un “independiente” que tanto se pavoneó al haber ganado la gubernatura de Nuevo León, sea “más de lo mismo” y peor.

Por otro lado, en el lugar número 29 se encuentra un Silvano Aureoles, de Michoacán, con un 19.2%; y en la posición 28 Carlos Joaquín González, de Quintana Roo, con 24.3%. Estos dos últimos por obvias razones son de lo “peorcito”, toda vez que ambos Estados están siendo gobernados –dicen- por el crimen organizado.

Ahora bien, por partido político, los que han repuntado sin lugar a dudas, son los gobernadores panistas, pues en las 10 entidades que gobiernan su porcentaje es de 40%; le sigue Morena con un 41.1% en total por los 7 estados en donde son gobierno; y el PRI, que tiene un porcentaje de 30.7 de las 12 entidades.

En tanto que los institutos políticos que solo mandan en un estado, el nivel de aceptación depende de cada uno de los gobernadores, por lo que MC tiene un 31%; PRD un 19.2% y el independiente solo llega a un 17.8%.

Al que definitivamente hay que aplaudirle, es al gobernador de Yucatán, Mauricio Vila quien se mantiene a la cabeza en el ranking de gobernadores del PAN. Resaltan en esta encuesta, los estados gobernados por la Asociación de Gobernadores de Acción Nacional: Yucatán, Baja California Sur, Querétaro, Aguascalientes, Guanajuato y Durango.  

Por cierto, el ranking se coloca de la siguiente manera: Mauricio Vila, Yucatán en primer lugar con 72.8 por ciento de aceptación. Carlos Mendoza Davis, Baja California Sur en cuarto lugar con 58.2 por ciento. Francisco Domínguez, Querétaro en sexto lugar con 50.2 por ciento. Martín Orozco Sandoval, Aguascalientes en octavo lugar con 46.2 por ciento. Diego Sinhue Rodríguez, Guanajuato en décimo lugar con 44.7 por ciento. José Rosas Aispuro, Durango en treceavo lugar con 42.5 por ciento. Este ranking se aplicó durante el mes de enero a 26 mil 510 mexicanos mayores de 18 años con dispositivos móviles inteligentes con acceso a Internet.

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *