“Amago y chantaje” desfavorecen al usuario del transporte público

Por Karina A. Rocha Priego

Hoy reinician actividades en todo el país luego del periodo vacacional decembrino, sin embargo, ya no se sorprenderán con el aumento en las tarifas del transporte público en el Estado de México, pues éste, desde el primer día de 2020, sufrió un incremento de 2 pesos, autorizado por la Secretaría de Movilidad, repudiado por usuarios y legisladores.

Resulta lamentable la autorización de este incremento, cuando precisamente el transporte público en Edoméx, no solo está en crisis sino que es el más inseguro y deficiente del país, suponemos, como resultado de tantas prebendas que se les terminan autorizando a los líderes transportistas, siempre por un intercambio “electoral”, sin embargo hoy, pese al incremento en las gasolinas, no está justificado el aumento.

Por años, se ha exigido el reordenamiento del Transporte en el Estado de México. Disminuir el número de camiones por línea, por ejemplo, pues son una verdadera pérdida y estorbo en Valleméx, ya no hay tanto camión urbano pero el incremento de microbuses y combis es devastador, aunado a ello la inseguridad que viven los usuarios, además de la gran cantidad de esos, usuarios, que se atreven a meter un microbús con la mitad de espacio, pero por décadas, los líderes del transporte en esta entidad, han significado votos para los poderosos, y hoy, eso va en decadencia.

Si bien es cierto que este incremento de 2 pesos es la mitad de lo que los transportistas exigían, resulta increíble que ése vaya a ayudar a las empresas del transporte a “continuar el proceso de regularización, renovación de unidades, colocación de cámaras de video vigilancia, botones de pánico y GPS, así como a implementar nuevas medidas para tener un servicio de mejor calidad, como asegura la Secretaria de Movilidad, cuando una y otra vez se han negado a ello pero, dicen, esas veces los ganadores han sido los líderes que amagan con paros y movilizaciones para que los dejen hacer ¡lo que se les pega la gana!

Y eso, querido lector, volvió a suceder con este incremento, y es que la Secretaría de Movilidad precisó que con ese incremento “se evitó el cobro anárquico en el servicio e incluso, paros y movilizaciones por parte de los transportistas, que hubieran perjudicado a alrededor de seis millones de usuarios en el Estado de México”, lo que significa que, una vez más ¡las autoridades cedieron a la amenaza y el chantaje!

No son los 2 pesos, es el verdadero motivo por el cual se dio el incremento y esos 2 pesos no cambiarán nada; habría que preguntar cuál fue la verdadera razón por la cual los líderes del transporte en el Estado de México aceptaron esos 2 pesos y no lo que estaban exigiendo en  principio y por lo cual amagaron con paros y plantones.

Este de alguna manera es un año electoral. El PRI está urgido de recuperar espacios políticos, sin embargo, esta vez no se cree que se logre con “líderes transportistas” que no le ofrecen nada bueno al usuario, solo inseguridad, accidentes que derivan en muertes impunes y caos vial, mucho caos vial.

Realmente es preocupante el incremento, insisto, no el de los 2 pesitos, pero si el que se siga perjudicando a la población usuaria y, si bien es cierto que el Gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo Maza ha puesto todo su empeño en resolver de fondo –no solo de forma- el verdadero problema del transporte en la entidad, debemos reconocer que “el amago” sigue cobrando grandes dividendos para unos cuantos  y múltiples problemas para miles.

Por cierto, para los que aún no están bien enterados: la tarifa de transporte público en el Estado de México tendrá un aumento de dos pesos, por lo que la tarifa mínima pasará de 10 a 12 pesos por cinco kilómetros del viaje, y 25 centavos más por cada kilómetro adicional; el aumento incluye a micros, combis y camiones.

Para el servicio mixto  (sic) la tarifa será de 9 pesos por los primeros 10 kilómetros, y de 25 centavos más por cada kilómetro adicional, ajuste –dicen- que  permitirá mantener las condiciones de operación de esta modalidad, que se presta principalmente en las zonas rurales del Estado.

La tarifa aplicará para los municipios de Amanalco, Donato Guerra, Ixtapan del Oro, Otzoloapan ,Santo Tomás, Valle de Bravo, Villa de Allen, de Zacazonapan, Almoloya de Alquisiras, Coatepec, Harinas Ixtapan de la Sal, Joquicingo, Malinalco, Ocuilan, Sultepec, Tenancingo, Texcaltitlán, Tonatico, Villa Guerrero, Zacualpan, Zumpahuacán, Amatepec, Luvianos, Tlatlaya, San Simón de Guerrero, Tejupilco y Temascaltepec…

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *