‘Antebellum’ se centra en los horrores de la esclavitud

Janelle Monae dice que sintió ‘mucha rabia e indignación’ al entrar a una antigua plantación de esclavos por primera vez para el rodaje del thriller psicológico ‘Antebellum’.

En la película, que se estrena el viernes, la cantante pop y actriz interpreta a una exitosa escritora contemporánea atrapada en distintas épocas alternas, entre ellas la aterradora realidad de una esclava fugitiva. Recordar el momento en que llegó a la plantación hace que se sensibilice.

«A mis ancestros les robaron. No robaron esclavos o sirvientes; robaron médicos, robaron abogados, robaron músicos, robaron madres y padres, humanos que importaban», dijo.

Gran parte del terror en ‘Antebellum’ está en su cruda representación de la violencia con la que eran tratados los esclavos. Monae espera que la película sirva como catalizador de discusiones sobre el racismo sistemático en una nación políticamente dividida. Dice que es esencial ‘confrontar el dolor’ del pasado para poder entender la situación actual de los estadounidenses de raza negra, y abordar la brutalidad policial y la injusticia social.

«No podemos hablar del presente y de todo lo que está pasando con la policía sin conocer el pasado y entender que en el sur (de Estados Unidos), durante la Guerra Civil, la primera institución policial era la misma patrulla que debía controlar, que debía monitorear a los esclavos libres, que debía matar, que debía discriminar a los esclavos libres», dijo Monae.

La cinta surgió a raíz de una pesadilla que el coguionista y codirector Gerard Bush tuvo tras la muerte de su padre. Se despertó recordando a ‘esta mujer, Eden, que gritaba desesperadamente pidiendo ayuda y que en cierto modo se sentía interdimensional’.

«Quedé muy sensible con esa experiencia. Saqué mi libreta y tomé todos los apuntes de la pesadilla», dijo Bush.

Bush y el correalizador Christopher Renz dicen que usaron películas de terror de los años 70 como inspiración. Esperan perturbar a la audiencia presentando los horrores de la preabolición en el sur del país. El clásico de 1939 laureado con el Oscar ‘Gone With the Wind’ (‘Lo que el viento se llevó’) se convirtió en una piedra angular. Bush lo describe tanto como una ‘película de terror’ como ‘una pieza de propaganda realmente efectiva’.

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *