Asisten con cautela a museos de la CDMX

El público respondió con mesura a la reapertura de museos en la Ciudad de México, luego de casi cinco meses de cierre a causa del covid-19.

Excélsior visitó ayer las salas del Antiguo Palacio del Ayuntamiento, la galería multimedia instalada en el Monumento a la Madre, que exhibe Van Gogh Alive The Experience, así como el Museo Soumaya y el Museo del Juguete Antiguo Mexicano, a los que asistieron escasos visitantes, quienes portaban su cubrebocas y usaban gel antibacterial.

Sin embargo, esta oferta se multiplicará para la siguiente semana, luego de que la secretaria de Cultura, Alejandra Frausto, anunciara su plan de reapertura, el cual contempla al Museo de Arte Moderno (MAM), el Museo Tamayo Arte Contemporáneo y la Sala de Arte Público Siqueiros (SAPS), que reabrirán el miércoles 19 de agosto.

Y aseguró que más adelante buscarán que hagan lo mismo museos como el del Templo Mayor, el Castillo de Chapultepec y el de Antropología.

«Estamos de brazos abiertos, esperándolos en los museos del INBAL y del INAH, a partir del miércoles 19 de agosto, de manera escalonada, recuperemos los espacios públicos con mucho cuidado», dijo Frausto, quien prometió que estos espacios serán seguros mientras “la pandemia va bajando su agresividad” en la CDMX.

Uno de los primeros museos que abrió ayer fue el Antiguo Palacio del Ayuntamiento, desde su Salón de Cabildos y hasta las salas de exposiciones temporales.

La intención era abrir a las 10:00 horas, pero los vigilantes reconocieron que no conocían el aforo posible ni las dimensiones de los grupos que podrían asistir. Es más, reconocieron que estaban en un proceso de “acomodo” de la museografía.

Hora y media después lograron organizarse, pero en las cuatro horas siguientes… no recibieron visitantes. Al respecto, habló Luis Francisco Gallardo, coordinador de dicho espacio. “Calculamos que puedan asistir entre 25 y 30 personas al mismo tiempo (en las seis salas que albergan exposiciones como Movimientos urbanos populares y Los mil y un Monsiváis), pero no creo que sea la tónica”.

Y aseguró que “la apertura de museos es necesaria, porque es parte de cómo se reacomoda el espacio público, en un proceso de transición, que no ha sido sencillo y que requiere de mucho escrúpulo; es parte de la nueva normalidad y de encontrar válvulas que equilibren las necesidades durante el confinamiento”.

Al mismo tiempo, la galería multimedia instalada en el Monumento a la Madre, que exhibe la muestra Van Gogh Alive abrió sus taquillas y dio acceso a los primeros 10 visitantes.

Marco Antonio García fue uno de los asistentes y no dudó asegurar que debía estar allí: “Sentí la necesidad de ver algo distinto, de salir de casa, ser un poco libre. Sí, con un poco de miedo, porque el covid-19 nos ha inmovilizado”.

Paloma Franco, encarga de atención al público en la galería, recordó que el 19 de marzo fue su última función y que la pandemia modificó drásticamente su expectativa.

«Pensamos que estaríamos una temporada de dos meses y dado el éxito decidimos quedarnos seis, con lo cual el 20 de agosto habríamos cerrado. Pero de la noche a la mañana debimos cerrar, lo cual ha sido un reto por lo difícil que ha sido mantener nuestras nóminas. Ahora permaneceremos hasta noviembre, pero nos gustaría hacerlo hasta vacaciones de diciembre», explicó.

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *