Autoridades no tienen línea de investigación

Geraldine Guejazy Escoto Aguilar, de 14 años de edad, desapareció el 2 de noviembre en la delegación Tláhuac, en la Ciudad de México. A casi una semana que su familia presentó la denuncia por desaparición en el Ministerio Público 1 de Tláhuac, las autoridades no tienen ninguna línea de investigación y no hay indicios del paradero de la niña.

De acuerdo con lo que una familiar, la noche del 1 de noviembre Geraldine fue a dormir a su cuarto como todos los días. Su familia estaba en su casa. La mañana siguiente, como a las cinco de la mañana, la mamá de Geraldine descubrió que la niña ya no estaba en su cuarto. Su celular, sus documentos y todas sus pertenencias seguían ahí.

Ese mismo día, la mamá y el papá de Geraldine fueron a denunciar la desaparición de la niña al Ministerio Público 1 de Tláhuac. Ahí les dijeron que se activó la Alerta Amber, que es un programa de difusión que ayuda a la pronta localización y recuperación de niñas, niños y adolescentes. Este programa es independiente de la denuncia o proceso penal que inicien las autoridades y consiste en la difusión masiva e inmediata de un formato único de Datos con fotografía, en todos los medios de comunicación disponibles.

No obstante, de acuerdo con la familiar de la niña, han sido ellas mismas quienes han tenido que buscar el vínculo con medios de comunicación para difundir la cédula de Geraldine. Este MP también se negó a mostrar los videos del C5 de las cámaras de seguridad de la calle en la que habitaba Geraldine.

Además de la Alerta Amber, la Ciudad de México debió aplicar en este caso el Protocolo Alba, un mecanismo preventivo y reactivo cuyo propósito es realizar la búsqueda inmediata para la localización de mujeres y niñas desaparecidas mediante un plan de atención y coordinación entre las autoridades de los tres órdenes de gobierno, que involucren a medios de comunicación, sociedad civil, organismos públicos y privados, en todo el territorio mexicano.

Para su correcta implementación, el Protocolo Alba contempla la articulación de un Comité Técnico de Colaboración institucional, que permite desplegar acciones de manera conjunta con las Fiscalías y/o Procuradurías con el fin último de iniciar de manera inmediata con la búsqueda de mujeres y niñas que han sido reportadas como desaparecidas o no localizadas.

Pese a ello, en el caso de Geraldine, el MP en Tláhuac informó a la familia dos días después que la investigación no correspondía a su área y les envió a la Fiscalía de Personas Desaparecidas (FIPEDE), en Azcapotzalco. Ahí, la carpeta de investigación de la niña tardó dos días más en llegar.

Esta Fiscalía sí solicitó los videos, pero dijo a la familia que éstos tienen una duración máxima de tres días por lo que no sería posible recuperarlos. Asimismo, rechazó revisar el teléfono celular de la niña.

En octubre pasado, la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México emitió la Recomendación 02/2020 dirigida a la Fiscalía General de la Ciudad de México por la falta de debida diligencia en la búsqueda de personas desaparecidas con perspectiva de género y enfoque diferenciado.

Te podría interesar: Sin avances, caso de Pamela Garrido, desaparecida en la CDMX

En esta Recomendación, la dependencia señaló diversos casos en los que la Fiscalía violó el derecho a la vida y la integridad personal, a ser buscada, al acceso a la justicia, a la verdad, al reconocimiento de la personalidad jurídica, y a la integridad personal.

De acuerdo con la versión pública del Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas (RNPDNO), desde 1964 a noviembre de 2020 prevalecen en condición de desaparecidas y no localizadas un total de 900 mujeres y niñas de la Ciudad de México.

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *