Banca entró a la crisis en una posición sólida

La banca mexicana entró a la crisis económica derivada de la pandemia de Covid-19 en una posición sólida por las reformas nacionales e internacionales que ha adoptado el sistema financiero a lo largo de las últimas décadas, afirmó Fabrizio López-Gallo, director de estabilidad financiera del Banco de México (BdeM).

“Una de las cosas que ha ayudado a que la banca mexicana pueda enfrentar esta coyuntura con una posición de capital y de liquidez muy sólidas, pues son todas las reformas que el sistema financiero mexicano empezó después de la crisis del 95 y consolidó en los primeros años de 2000”, dijo el directivo del banco central.

Durante su participación en el Seminario Anual de Moody´s, realizado de forma virtual, López-Gallo comentó que a esto se le deben sumar todas las reformas internacionales y la introducción de nuevos estándares como son los de liquidez que surgieron a raíz de la pos crisis de 2008 “encontramos a una banca que tiene unos niveles y una calidad de capital y de activos líquidos que no tenía en los dos episodios anteriores”.

Destacó que pese al impacto de la crisis, las autoridades financieras del país actuaron rápido para aminorar los impactos de la misma.

“Creo que lo que todos tenemos en mente es evitar que el sistema financiero fuera excesivamente pro cíclico y dejara de cumplir su misión como puente entre ahorradores y demandantes del crédito para que, una vez que tengamos un poco más de certeza o menos incertidumbre, la recuperación sea lo más rápido posible considerando el tamaño del choque y la incertidumbre que todavía tenemos”, dijo.

López-Gallo precisó que una vez las condiciones de la economía sean mejores, las autoridades financieras seguirán de cerca los niveles de liquidez y de la cartera de crédito de la banca comercial. Será importante ver, consideró, cómo se desarrolla el crédito y cuáles son los impactos por los apoyos que las instituciones dieron a los clientes.

“Hay que seguir de cerca cómo van despertando estas carteras y cuál es el impacto en rentabilidad y morosidad de la banca”, refirió.

El directivo del banco central comentó que se deben buscar los mejores esquemas de solución para que los usuarios del servicio que hayan sido más afectados por la crisis tengan la capacidad de hacer frente a sus pagos de deuda y en un futuro no se “cierre la llave del crédito”.

“Creo que es una de las lecciones dolorosas que no hay que olvidar de los 90, que es la cantidad de gente que estuvo fuera del acceso a crédito por mucho tiempo, dada la magnitud de la crisis. Entonces hacia adelante hay instrumentos para que se maneje esto de manera adecuada, la banca está generando ya reservas, y hay que ver cuál es el despertar de estas carteras en términos de regreso a cierta rentabilidad y de aumento de morosidad”, añadió.

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *