Cada peso se usó en lo estipulado: informes

El Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) auditó y fiscalizó cada peso que fue utilizado por los integrantes del Foro Consultivo Científico y Tecnológico (FCCyT) que hoy son investigados por la Fiscalía General de la República (FGR).

Así lo demuestran las constancias de los informes técnicos y financieros que el foro hizo públicos durante 18 años, desde 2002 hasta 2019.

En uno de los acuses, firmado el 23 de mayo de 2014, se reporta que el 29 de mayo de 2013 el Comité de Apoyos Institucionales (CAI) del Conacyt aprobó 40 millones para el foro consultivo, el cual fue apoyado y formalizado a través del convenio de asignación de recursos C-241/2013.

«En opinión del secretario técnico y secretario administrativo del CAI, se hace constar que los informes técnico y financiero finales se apegan razonablemente a lo estipulado en el convenio de asignación de recursos», establece el documento signado por Mónica Ramírez Bernal, quien en ese entonces se desempeñaba como secretaria administrativa del Comité de Apoyos Institucionales del Conacyt.

En otro acuse con fecha del 13 de febrero de 2015 se observa que Ramírez Bernal también firmó y aprobó el buen uso de los recursos anuales que se dieron al FCCyT el 15 de mayo de 2014, y que ascendieron a 35 millones, mientras que en el del 22 de febrero de 2016 se da cuenta de que un 27 de marzo de 2015, Julia Tagüeña Parga, nueva secretaria técnica del Comité de Apoyos Institucionales del Conacyt, aprobó los informes técnicos y financieros que les fueron entregados.

«Se emite la presente constancia de conclusión técnica y financiera del proyecto, con base en la revisión que el secretario técnico del fondo hace de los informes técnicos y financieros finales, y que considera se apegan a lo estipulado en el convenio de asignación de recursos».

En la última constancia de conclusión técnica y financiera que se ha hecho pública, y que fue firmada por María del Carmen de la Peza Casares, secretaria técnica del Fondo Institucional Conacyt-Foins, se reporta que el presupuesto del FCCyT utilizado del 1 de enero de 2018 al 30 de junio de 2019, y que ascendió a 50 millones de pesos, «cumple con las reglas de operación».

«Se expide la presente constancia de conclusión técnica y financiera del proyecto en cita, con base en los resultados presentados en los informes técnico y financiero finales, y que cumplen con lo estipulado en el convenio de asignación de recursos».

Son un total de 23 informes los que respaldan el uso de los recursos por parte de los integrantes del foro, quienes ahora son acusados por la FGR de delincuencia organizada, operación con recursos de procedencia ilícita y peculado.

Entre los funcionarios que con su firma confirmaron que el financiamiento se utilizó apegado a los convenios suscritos, destaca también Juan Serrato Velasco, secretario técnico del Fondo del Programa de Apoyo para Actividades Científicas, Tecnológicas y de Innovación; Noé Ortiz López, secretario administrativo del Fondo Institucional Conacyt-Foins; Julio César Ponce Rodríguez, coordinador de Proyectos, Comunicación e Información Estratégico; Carlos Aguilar García, encargado de despacho de la Dirección de Administración e Información de Fondos Conacyt, y Concepción Ruiz Ruiz, secretaria técnica del Programa Presupuestario, entre otros.

En una carta abierta al público que los integrantes del FCCyT publicaron el pasado 13 de junio de 2020, advirtieron que los informes técnicos y financieros, «han sido reconocidos por un juez federal en la sentencia definitiva del juicio de amparo 1440/2019, estando la actual Directora del Conacyt en violación e incumplimiento a la orden judicial concedida en la suspensión resultante de dicho juicio».
Hasta ahora, el juez federal ha negado a la FGR una orden de aprehensión contra los científicos en dos ocasiones, por lo que van por su tercer intento.

En la denuncia presentada contra 31 integrantes de la comunidad científica del país, el Ministerio Público reconoce que los recursos que el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) entregó a la asociación civil Foro Consultivo Científico y Tecnológico, acusada de delincuencia organizada, «lavado» de dinero, peculado, entre otros delitos, fueron usados en gasto corriente como pagar sueldos de empleados, cuotas del IMSS, Infonavit, construcción, aguinaldos y vacaciones.

Sin embargo, según la denuncia presentada por la Fiscalía General de la República (FGR), los 244 millones de pesos que el Conacyt entregó al foro consultivo entre 2013 y 2017 no debieron ser utilizados en gasto corriente, sino para financiar proyectos y apoyos a investigadores.

Según la FGR, durante la gestión de Enrique Cabrero Mendoza como director del Conacyt se aprobaron «indebidamente» siete partidas provenientes del Fondo Institucional (Foins) y del Programa F002, destinadas «exclusivamente» a la investigación científica y al desarrollo tecnológico.

De acuerdo con la acusación, los recursos fueron destinados por el Foro Consultivo Científico y Tecnológico, A.C., que no concursó para la asignación de éstos, como establece la Ley de Ciencia y Tecnología, a gastos de administración, servicios personales, materiales y suministros, trabajos de consultoría, bienes muebles, gastos de oficina, equipo de cómputo y servicios generales, según los oficios de solicitud obtenidos por el Ministerio Público de la Federación (MPF).

«Ello permite advertir que el destino de los recursos solicitados por el Foro Consultivo Científico y Tecnológico al Conacyt sería por conceptos como gastos personales, Infonavit, sueldos y asimilados a salarios, artículos de construcción, aguinaldos, vacaciones, impuestos de 3% a la nómina, IMSS y SAR, vacaciones, estacionamiento, energía eléctrica, celulares, etcétera, no así el de financiar proyectos de actividades directamente vinculadas con el desarrollo de la ciencia, tecnología, innovación y modernización tecnológica, becas y formación de recursos humanos especializados.

«Es con las citadas solicitudes que comienza el entramado ilícito premeditado por los imputados, pues de inicio debe decirse que los recursos solicitados por la asociación civil fueron asignados por el Conacyt a dos programas de apoyo denominados FOINS y Programa F002, los cuales estaban destinados exclusivamente a aquellos proyectos de apoyo a investigación científica y tecnológica, desarrollo tecnológico e innovación, formación de capital humano especializado, creación y fortalecimiento de infraestructura científica y tecnológica, planeación y difusión (…) que no eran coincidentes con el objeto social para el cual se constituyó la moral Foro Consultivo Científico y Tecnológico, A.C.».

Para la fiscalía general, se deriva entonces que los acusados actuaron con dolo, al autorizar recursos sabiendo que estaban destinados exclusivamente a las actividades vinculadas con el desarrollo de la ciencia, la tecnología y la innovación.

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *