Campañas sucias, desatadas

Por Karina A. Rocha Priego

Si, ya iniciaron las campañas políticas rumbo al proceso electoral del 6 de junio de este 2021, los candidatos de todos los partidos políticos dan “todo de sí” para “convencer” al electorado de votar por ellos, sin embargo, las campañas sucias no cesan.

Sin lugar a dudas, Morena, dolido por el dictamen del Instituto Nacional Electoral y posteriormente del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, de cancelar candidaturas por no reportar gastos de pre campaña de sus candidatos, está buscando la forma de “hundir” a los candidatos contrincantes por tales motivos.

Lejos de “hacer campaña” los morenistas, confiados en que “van a ganar” se han dedicado a investigar a los otros candidatos para señalarles lo que, para ellos, puede ser considerado un “delito electoral”.

Esos ¡no son los gobernantes que el pueblo quiere!, dejando claro que quienes insisten en seguir en el poder, son gente de golpe, de conflicto, no de soluciones y mucho menos que busquen, de verdad, beneficiar a quienes pretenden gobernar.

Insisten en que con un kilito de arroz, de frijol, un aceite y un knor suiza y dos mil pesitos mensuales, la gente va a sobrevivir y va a poder salir adelante. Es cierto, ¡quieren un pueblo de jodidos y mantenidos! Pero, ¿eso es lo que la gente quiere? ¿Convertirse en mendigos de un sistema? De ser así, lo mismo da que se paren en una esquina, que utilicen a los niños, hecho por el cual se ha luchado durante décadas, para dar a los niños el trato y respeto que merecen.

Aún así, querido lector, las autoridades electorales están vigilando a los candidatos, incluso ello provocó que, antes de la contienda, se “multara” a quienes aparentemente habían cometido actos “anticipados de campaña”, lo que muchos no entienden, en cuanto a medios de comunicación se refiere, que hay ocasiones en que se llevan a cabo entrevistas, sin costo, de temas totalmente ajenos a los electorales y que todos los ciudadanos son libres de ser publicitados, como empresarios, como médicos, o simple y sencillamente, como ciudadanos que pretenden hacer el bien a su prójimo.

Eso no sucedió con aquellos a los que se les retiró la candidatura, pues según el informe de las autoridades electorales, hubo ¡hasta alevosía!, pues los “compadrazgos” se querían hacer valer, esos que esta administración, por años, criticó y señaló y hoy, los hace “valer a su favor”.

Los mexicanos, quieren escuchar propuestas, no promesas que se lleva el viento, propuestas que les beneficien y que “les den, no que les quiten”, como viene sucediendo.

Para colmo, a tal grado llega la desesperación de los morenistas que quieren reelegirse que, a sus empleados, los que están por un sueldo y que ¡son libres de elegir!, por ser simpatizantes de otros candidatos que no es el que se reelige ¡los están corriendo!, vulnerando todos sus derechos, políticos, humanos, su libre decisión de “elegir a quien se les pegue la gana! ¿Qué ese actuar no es un delito electora? ¡claro que lo es! Pero quieren impartir “la ley y la justicia” a conveniencia de unos cuantos.

Es cierto que México, como alguna vez lo dijo Luis Donaldo Colosio, es un “México con hambre”, pero ello no significa que la gente ¡sea retrasada mental!, se da cuenta de lo que está pasando. Ya no son aquellos “inditos” (con todo el respeto que la gente del pueblo nos merece), a los que se puede “comprar con un pan duro y una coca cola”.

Desgraciadamente vamos hacia atrás, lo que me hace recordar cuáles fueron los motivos por los que en 1910 se desató la Revolución Mexicana, siendo los más notorios:

Dictadura

Desigualdad social

Expropiaciones y latifundios

Falta de libertad de expresión

Represión y violencia

Hoy, el proceso electoral nos tiene que dar certeza de Democracia, gane quien gane, pierda quien pierda, pero no es obligando a los electores a votar por imposición, por presión, por amenazas, de ahí que se tendrá que exigir a las autoridades electorales que hagan su trabajo y de paso, que la Comisión de Derechos Humanos vigile, en lo que su estatutos se lo permiten, el propio proceso electoral, para evitar violaciones como las que se están viendo, despedir a un empleado por simpatizar con alguien que no es “su jefe” no es ético, ni moral, por el contrario ¡es un verdadero abuso de autoridad!

Lo anterior, querido lector, se viene dando en municipios gobernados por Morena, cuyos alcaldes, quieren ser reelegidos. ¿Así creen que lo van a conseguir? ¡Claro que no!, pero como lo que los mueve, es la imposición, pretenden alcanzar sus objetivos, ahora hay que esperar a que el pueblo acceda…….

HABLANDO DE “MORENISTAS” DESATADOS

¿Hasta cuándo? Una vez más la seguridad de los antros ubicados en Pabellón Metepec se vio nula, al permitir que un joven fuera agredido por otros en estado de ebriedad, que salían de un antro, de esos que son “solapados” por la alcaldesa de este municipio, Gabriela Gamboa, sin que nadie hiciera nada al respecto. Primero, se supone que NO está aún autorizada la apertura de estos lugares de “supuesto esparcimiento”, pues queda claro que son “antros de mala muerte y agresiones” donde los jóvenes, que se supone, deben tan solo divertirse, son emborrachados a morir por los encargados de los antros, sobre todo hoy que, con unos cuantos clientes, quieren recuperar lo perdido durante el cierre por la pandemia de Covid-19.

El hecho es que la señora Gamboa está permitiendo esta apertura –pues al parecer, conviene a sus intereses personales y familiares- la cual NO está permitida, por lo que debemos llamar la atención de las autoridades de Salud del Estado de México para que intervengan en esta situación, al tiempo que se EXIGE ya se haga algo en contra de quienes permiten o incluso participan en peleas que llevan a jóvenes hasta el hospital por los golpes que reciben.

Además, no se pueden olvidar los casos de violación que se han denunciado y que la Fiscalía General de Justicia del Estado de México ¡no ha resuelto!, por el contrario, la joven que se atreve a denunciar, es amenazada para que “se calle” o sufrirá las consecuencias de sus actos.

¿En dónde estamos viviendo? La realidad es que esos lugares deben CERRARSE PERMANENTEMENTE pues queda claro que no hay autoridad que pueda someter a la alcaldesa Gamboa quien es la que autoriza estos antros, insisto, por así convenir a sus propios intereses, importando muy poco el de los jóvenes golpeados.

¿Qué estarán esperando, que muera uno de esos jóvenes para meter las manos? Esta situación se ha tenido que dar a conocer a través de las redes sociales, a través de las cuales también se EXIGE a las autoridades, de una vez por todas, INTERVENGAN antes de que se suscite una tragedia, peor de las que ya se han informado a través de estos espacios.

Una vez más queda claro que, Gabriela Gamboa, simple y sencillamente ¡está de sobra en este municipio!……

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *