Canciones y poemas en la FIL

Canciones y poemas en la FIL

Oxígeno. Maldita vocación es un libro-disco que reúne el talento artístico de un mexicano y un español: el primero de ellos es un músico con larga trayectoria dentro del circuito de trovadores en nuestro país; por su parte, el escritor europeo ha consolidado ya una carrera literaria en su país. Juntos ahora en la Feria Internacional del Libro Guadalajara 2019, presentaron tal esfuerzo mutuo.      

El músico Edgar Oceransky (México, 1975) mencionó el origen del proyecto que une música y poesía, «nos pareció un buen primer acercamiento, llegarle a nuestro público con lo mejor que tenemos los dos: que descubrieran mi poesía y recordaran lo escrito por Diego, pues en este libro hay textos muy conocidos como ‘mi chica revolucionaria’, por ejemplo».       En cuanto a los referentes poéticos de cada uno de los artistas, el poeta español Diego Ojeda (España, 1985) mencionó un descubrimiento que le cambió la vida, «primero una amiga de mi hermana apareció con un disco de Silvio Rodríguez y quince días después me regalaron un libro de Mario Benedetti. Imagínate para un chaval de 13 años lo que significa eso. También mis referentes están en la poesía de la experiencia, me refiero a Benjamín Prado, Luis García Montero; poetas mexicanos como Octavio Paz o afincados en México como Juan Gelman; mujeres que me han marcado mucho, ahí están Alejandra Pizarnik o Wislawa Szymborska».      

Oceransky reflexionó en torno de para qué le sirve la poesía y cuáles son los motivos por los cuales realiza arte: «la música habla de mi mundo externo, de la vida cotidiana… de la piel con el mundo exterior…de la piel hacia afuera; la poesía, en cambio, cuando escribo es de la piel hacia adentro, en un momento de meditación cuando puedes resolver ciertos conflictos, y diriges tu foco hacia el alma».      

Finalmente ambos compartieron aquello que los lectores-escuchas hallaran en su libro-disco, el cual contiene dos discos compactos y distintos poemas: encontrarán mucha verdad y un poco de lo que somos nosotros como personas y artistas, porque al final también hacemos recorrido por nuestras trayectorias y nuestras vidas. Encontrarán un lugar en el cual sentirse confortables y apapachados», expresó el poeta nacido en Las Palmas.      

Por su parte, Oceransky refirió que el público encontrará «la reivindicación de la vida cotidiana como lo más importante en este mundo. Nos han educado bajo la idea de que debemos hacer algo extraordinario en esta vida o nos debe suceder algo de otro mundo para que tu vida valga la pena, cuando lo que vale la pena es que tienes vida. A partir de ahí lo importante se halla en cómo enfocas tu vida, en dónde pones la luz. De eso trata este libro, Diego y yo tenemos mucha empatía en eso: no necesitamos que nos pasen cosas de otro mundo para escribir. 

El simple hecho de un día levantarte después de haber dormido con tu hija durante toda la noche, abrazados: eso es un acto magistral, sublime. Si a eso no le escribes, entonces no le escribirás a nada. No llegará un marciano a cambiarte la vida…¡eso te debe cambiar la vida».

Alejandro Romero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *