China asegura que nunca será el primero en usar armas nucleares

China siempre se ha adherido al principio de no ser el primer país en usar armas nucleares —en ningún momento y bajo ninguna circunstancia— y se comprometió a no utilizarlas ni amenazar con su uso a los Estados que no poseen armas nuclears, declaró la portavoz del Ministerio de Exteriores de China, Hua Chunying, durante una rueda de prensa.

La funcionaria subrayó que la política del Gobierno chino en este ámbito se centra en mantener el «nivel mínimo» de sus arsenales nucleares requerido para garantizar la seguridad nacional, y esta es su postura principal.

Hua Chunying afirmó que China ha hecho su propia contribución para mantener la estabilidad estratégica global y sostiene que hace falta respetar el principio de consenso y los mecanismos internacionales ya existentes de desarme y no proliferación nuclear.

En parte por eso Pekín no planea unirse al Tratado sobre la Prohibición de Armas Nucleares, que entró en vigor esta jornada y representa el primer instrumento multilateral jurídicamente vinculante para el desarme nuclear.

La portavoz del Ministerio de Exteriores señaló que dicho tratado viola los principios que mencionó y socava el sistema internacional de desarme y no proliferación nuclear basado en el Tratado de No Proliferación Nuclear, además de no ser jurídicamente vinculante para los países que no forman parte del acuerdo.

El Tratado sobre la Prohibición de Armas Nucleares, adoptado el 7 de julio de 2017 fue ratificado por 50 países. Las cinco principales potencias nucleares —Estados Unidos, Rusia, China, Reino Unido y Francia— se negaron a firmarlo.

Rusia explicó su negativa a unirse al acuerdo porque contradice su visión «de cómo habría que proceder en el camino del desarme nuclear».

Si bien Moscú comparte «el objetivo de un mundo libre de armas nucleares», insta a «un enfoque sobrio y realista en la tarea del desarme nuclear: se trata de un objetivo a largo plazo que debe abordarse paso a paso, y el trabajo en esta dirección debe llevarse a cabo en condiciones de fortalecimiento de la estabilidad estratégica y teniendo en cuenta los intereses de seguridad nacional de todos los países, incluida, por supuesto, Rusia», explicaron desde el Ministerio de Exteriores ruso al periódico Izvestia.

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *