Consejos para cancelar una tarjeta de crédito de forma adecuada

El número de tarjetas de crédito otorgadas por la banca comercial en México creció 21.5 por ciento en la última década, lo que significa un aumento de más de cinco millones de plásticos, de acuerdo con datos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

La información, que fue analizada por la plataforma mexicana especializada en comparar servicios financieros en línea Coru.com, indica que el crédito -y en particular las tarjetas crediticias- son uno de los medios de pago más populares en nuestro país.

Sin embargo, el Banco de México y la CNBV indicaron que en noviembre de 2019 la cartera vencida en el segmento de créditos de consumo llegó a 53 mil 871 millones de pesos, la cantidad más alta en los últimos 15 años.

Por lo tanto, “una decisión radical para aligerar las deudas y dejar atrás los cortes de pago mensuales es cancelar la tarjeta de crédito, y aunque puede haber otras razones para tomar esta decisión, es importante saber el proceso”, explicó el director de Coru.com, Luis Madrigal.

Con el fin de orientar a los tarjetahabientes que deseen cancelar su plástico, es necesario que éstos conozcan el proceso general y las principales condiciones y consecuencias de hacerlo.

Todo cliente tiene el derecho de cancelar su tarjeta de crédito cuando lo desee y de la forma más simple posible, siempre y cuando esté al corriente en sus pagos, según la ley de Transparencia y Ordenamiento de Servicios Financieros, la de Instituciones de Crédito, y la Comisión Nacional para la Defensa de los Usuarios de las Instituciones Financieras (Condusef).

También se recomienda verificar que no existan adeudos, debido a que no se puede cancelar ninguna tarjeta de crédito mientras no esté saldada toda la deuda.

Asimismo, es necesario llamar a la línea de atención a clientes de la institución bancaria, debido a que algunos bancos sólo aceptan la cancelación después de hacer esa llamada. Un ejecutivo le preguntará las causas de la cancelación y podría intentar hacerlo cambiar de idea, pero tras confirmar la instrucción, el ejecutivo otorgará un número de folio.

Es necesario preparar una lista de motivos y a veces es necesario enviar una carta o escribir un párrafo para exponer por escrito las razones de la cancelación, las mismas que se dieron previamente por teléfono.

Aunque no todas las instituciones piden acudir a la sucursal, generalmente es necesario presentar dicho escrito. Si se acude al banco hay que exigir un documento de recibo, clave de confirmación o número de folio.

Aunque es necesario entregar el plástico y verificar que el plástico entregado sea destruido para evitar su mal uso. Si por alguna razón no se cuenta con la tarjeta, el banco puede solicitar otro escrito en el que se expliquen las razones por las cuales ya no se tiene físicamente la tarjeta.

Algunas personas se preguntan si los bancos cobran algún cargo adicional por cancelar una tarjeta de crédito, lo cual en ningún caso debe ser así, siempre y cuando no se tengan adeudos al momento de cancelar el plástico. La tarjeta de crédito cancelada debe quedar inhabilitada en los siguientes cinco días hábiles después que se solicita su cancelación.

Los únicos cargos que el banco puede cobrar son los que están asociados a la tarjeta, como por ejemplo la comisión anual, las comisiones por incumplimiento de pago, la prima de seguros, protecciones o blindajes adicionales contratados y otros intereses que se generen hasta el momento de liquidar el adeudo, sólo si no están cubiertos. En caso contrario no pueden hacerse nuevos cargos.

Es importante mencionar que, de acuerdo con la circular del Banco de México #8/2016 relativa a devoluciones y comisión por prepago, los bancos podrían regresar al titular la parte de la anualidad que no fue utilizada al momento de cancelar un plástico, si la tarjeta ha cumplido con regularidad las condiciones de uso.

En caso de que desee cancelar una tarjeta con deudas, la alternativa es transferir el saldo pendiente a otra tarjeta de crédito, en un proceso conocido como portabilidad de crédito o transferencia de deuda.

Sin embargo, antes de hacer una transferencia del adeudo hay que investigar si en el mismo banco se ofrece esa opción y comparar las tasas, plazos y condiciones generales.

Ante las dudas de algunas personas sobre si cancelar una tarjeta de crédito afecta el historial crediticio, los expertos indican que si se trata del único plástico de la persona podría resultar contraproducente cancelarlo, debido a que en ese caso dejará de tener actividad en su reporte crediticio.

Por otro lado, si la persona tiene varias tarjetas, puede ser positivo cancelar algunas de ellas, ya que además de controlar sus deudas, mantiene activo su historial. Lo ideal es que conservar las tarjetas de crédito con mayor antigüedad, pero sólo si las condiciones de pago y/o beneficios son favorables para el titular.

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *