Corrupción del peñismo, en ‘Pandora Papers’

Segunda Parte

Entre los innumerables casos de corrupción que marcaron el sexenio de Peña Nieto, como los desvíos multimillonarios mediante empresas fantasmas conocidos como Estafa Maestra, los fraudes colosales a Pemex o los sobornos de Odebrecht, hoy el caso de Juan Armando Hinojosa Cantú podría ser el más notorio de esa administración.

Hinojosa Cantú fue, a la vez, uno de los mayores contratistas de Peña Nieto, con contratos por más de 60.000 millones de pesos en el gobierno del Estado de México y en el gobierno federal; quien financiaba la mansión de Peña Nieto y su esposa en Las Lomas, y la de su poderoso secretario de Hacienda, Luis Videgaray Caso, en el club de Golf de Malinalco, éste que se encuentra prófugo de la justicia en Israel, y es quien orquestó todo el desvío de recursos y, Juan Armando Hinojosa, quien prestaba sus jets privados al expresidente y sus amigos; y según Lozoya triangulaba dinero en efectivo para el mandatario.

Además, ¿de dónde tanto avión? pues, los mexiquenses recordamos -y lo repito una vez más- como un “don nadie” con un vochito viejo, zapatos rotos, traído por Heriberto Galindo Quiñones al Estado México es que de la noche a la mañana podía haber amasado tal fortuna. Pero la verdadera dimensión del personaje en el esquema de poder de Peña Nieto salió a la luz cuando se “destapó” el escándalo de “la casa blanca”, obligando a Peña Nieto a cancelar el proyecto millonario del tren México-Querétaro que habían otorgado a un consorcio encabezado por la paraestatal china en el que llevaba gran participación Hinojosa Cantú.

Y aquí viene lo que tanto hemos dicho: Juan Armando Hinojosa Cantú ha sido señalado como prestanombres de Enrique Peña Nieto. Protegido por el tristemente célebre Luis Videgaray Caso, ex Secretario de Hacienda y prófugo de la justicia, asilado en Israel, país donde, seguramente, también fungió para el peñismo como “paraíso fiscal”, impulsando al Grupo Higa, desde el Estado de México, para llevar a cabo las obras de construcción. Todas, las que fuere, no tenía impedimento alguno para resultar siempre ganador de las “licitaciones” mucho menos cuando la mayoría de éstas se entregaron de manera directa.

Ahora bien, según una declaración de Emilio Lozoya, pieza clave del escándalo de la “Estafa Maestra”, hoy testigo “protegido” o “colaborador” “…. después de la Casa Blanca, Juan Amando Hinojosa se dedicó a intermediar entre empresas de construcción, SCT y Pemex. Es de mi conocimiento por voz propia de Juan Amando Hinojosa-, que recibía este tipo de comisiones que, normalmente, oscilaban entre el 2 y el 5% del total del costo final de las obras. Dichos montos eran entregados en efectivo a Juan Armando Hinojosa y, éste, a su vez, los compartió -también en efectivo, con Enrique Peña Nieto”.

Luis Videgaray Caso

Otro escándalo que envuelve a Hinojosa Cantú tiene que ver con la millonaria condonación personal de impuestos de 8.695.000 pesos, y su empresa Constructora Teya otros 26.124.000 pesos, mientras por otro lado, Videgaray Caso orquestó una persecución fiscal contra sus y los detractores de Peña Nieto.

De acuerdo con la información que ha sido publicada en varios medios de comunicación nacionales, inclúyase unomásuno, Hinojosa Cantú tiene un largo historial en el mundo offshore pues en abril de 2016, Proceso y Aristegui Noticias revelaron, en el marco de la investigación global Panama Papers –también coordinada por el ICIJ–, un complejo esquema offshore diseñado por los asesores financieros de Hinojosa Cantú para mover más de 100 millones de dólares escondidos en cuentas bancarias a nombre de sociedades de papel hacia tres fideicomisos en Nueva Zelanda –abiertos a nombre de su madre y de su suegra–, y fundaciones en Países Bajos.

El traslado de cuentas bancarias se llevó a cabo en los primeros meses de 2015, semanas después de estallar los escándalos de la Casa Blanca y de la casa de Luis Videgaray en Malinalco, los cuales no fueron una razón suficiente para que los empleados del despacho panameño Mossack Fonseca frenaran la operación y mucho menos fue ni ha sido, causa suficiente para iniciar una investigación a fondo en contra de estos personajes de la política mexiquense.

Cinco de las sociedades reveladas en los Panama Papers –Noble Advisors Limited, Notable Worldwide Corp., Afrika Ventures Limited, Cabbits Marketing Limited y Starbright Investments Inc.—fueron creadas de la mano con el despacho Trident Trust, cuya sede principal se encuentra en las BVI. Estas compañías, a su vez, poseían portafolios en los bancos JP Morgan, UBS, la Deutsche Bank y Mark & Spencer, por un valor estimado a aproximadamente 100 millones de dólares.

Aparte, Hinojosa Cantú creó otra sociedad en abril de 2010, llamada Paradise Services Limited, de la que puso como accionista a una de sus empresas inmobiliarias, Bienes Raíces H&G. Ese mismo año, Hinojosa Cantú celebró un contrato para abrir una cuenta bancaria en UBS Financial Services de Houston, Texas; en ella, indicó que su fortuna neta rondaba los 60 millones de dólares, con un ingreso anual de 5 millones de dólares.

Juan Armando Hinojosa

Y esa fortuna se disparó tras la llegada de Peña Nieto en Los Pinos: apenas cinco años después, sus contadores del despacho D’Orléans, Bourbon & Associates aseveraron a los empleados de Mossack Fonseca que los 100 millones de dólares escondidos en los esquemas offshore representaban “solamente una pequeña parte del portfolio del cliente, y vemos un alto potencial de crecimiento ya que es uno de los hombres de negocios más prominentes de México”; reiterando que este sujeto de “vochito viejo y zapatos rotos” supo trabajar “como prestanombres” para allegarse de tremenda fortuna, la cual, seguramente, pertenece a varios funcionarios del Gobierno peñista, burlándose así de las autoridades y de quienes los exhiben.

Hasta el momento, por más incomprensible que sea, Hinojosa Cantú no ha sido sancionado, aunque en febrero pasado la Auditoría Superior de la Federación (ASF) interpuso una denuncia ante la FGR por irregularidades detectadas en la obra del Hangar Presidencial, realizada por Grupo Higa, sin embargo, se dice que Juan Armando Hinojosa ya está otra vez dentro de la administración federal con Andrés Manuel López Obrador.

Dicen, está terminando obras heredadas por el Gobierno de Peña Nieto, pero es un hecho difícil de creer cuando se dice que ya hay denuncias presentadas en su contra ante la Fiscalía General de la República. El detalle está en preguntar ¿en qué van esas investigaciones?, lo que podría sonar a un “oscuro enjuague” con las autoridades para evitar dichas pesquisas, de otra forma no se entiende el letargo de las denuncias en su contra…..

Continuará….

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *