Covid-19 se extiende en México

* Cada vez cobra más vidas y la gente, sigue saliendo a las calles……

Por Karina A. Rocha Priego

Aumentan los casos de gente infectada de Covid-19 en México, y la gente, no solo sigue sin entender la magnitud del problema, sino que siguen saliendo a las calles a hacer lo que muchos llaman “sus actividades habituales” sin importarles si se contagian o contagian a otros. Esto ha derivado, sin lugar a dudas, en la extensión de la cuarentena que, según las autoridades federales, ya no terminará el 30 de abril sino el 31 de marzo próximo, y todo por no querer hacer las cosas como lo marca la Organización Mundial de la Salud.

Ojalá fuera tan fácil, pensando que, con quererlo no se van a infectar, pero las cosas no son así. Los infectados aumentan y las muertes también. Nada más para que se den una idea, este domingo se reportaron 1,117 casos de personas infectadas en la ciudad de México; 498 casos en el Estado de México, 278 casos en el Estado de Baja California Norte; 243 casos en el Estado de Puebla; 216 casos en el Estado de Quintana Roo; 214 casos en el Estado de Sinaloa; 156 casos en el Estado de Coahuila; 150 casos en el Estado de Jalisco; 143 casos en el Estado de Tabasco; 119 casos en el Estado de Nuevo León; 103 casos en el Estado de Yucatán; 102 casos en el Estado de Baja California Sur. Como pueden darse cuenta, el Estado de México ocupa el segundo lugar de personas infectadas.

En cuanto las personas que han muerto por el virus, resulta que en la ciudad de México,  
49 fallecidos han sido de la ciudad de México; 24 en el Estado de Sinaloa; 20 muertes en el Estado de Baja California Norte; 19 muertes en el Estado de México; 18 muertes en el Estado de Puebla; 18 muertes en el Estado de Quintana Roo; 12 muertes en el Estado de Chihuahua; 12 muertes en el Estado de Tabasco; 11 muertes en el Estado de Jalisco; 11 muertes en el Estado de Coahuila; 8 muertes en el Estado de Michoacán; 8 muertes en el Estado de Hidalgo; 7 muertes en el Estado de Morelos; 6 muertes en el Estado de Guerrero y 5 muertes en el Estado de Guanajuato. La lista sigue, sin embargo, estos son los más notorios, pero en todo el país hay infectados y la gente sigue muriendo.

La gente no lo quiere ver así y no lo entiende. El sábado, de 10 mil 300 casos sospechosos de la enfermedad, bajó a 9 mil 983, pero eso no quiere decir que la situación disminuya, por el contrario, va en aumento. Si las autoridades dicen que ¡no deben salir de casa, NO salgan! Pero no entienden.

El pasado sábado, también, en una comunidad llamada San Miguel Almoloyán, se llevó a cabo tremendo fiestón. Se reportó a las autoridades municipales, y justamente, nos informaron que ¡no podían hacer nada! Y, efectivamente. Las policías municipales cumplen con perifonear a la población para pedirles que se queden en casa, si hacen o no caso al llamado, resulta que no se puede hacer más.

Se entiende. No es incapacidad o falta de interés de las autoridades, pues éstas también están expuestas a una bola de necios que suponemos lo que hacen, es realmente por ignorancia y no por otra cosa, pero esa ignorancia los podría llevar a la muerte. Sin embargo, queda claro que el coronavirus no es problema para la gente de San Luis Mextepec, donde el día de ayer domingo, el lugar estaba abarrotado. La gente si tapabocas, los tenderos igual, o sea, la vida cotidiana de esa gente que sí, trabaja para vivir, sin embargo, nos pone en riesgo a todos.

Los recorridos que como medios de comunicación tenemos qué hacer, y que también nos ponen en riesgo, se hace para que la gente se de cuenta que esto NO ES UNA BROMA, nunca habíamos vivido algo así, es cierto, pero tenemos que aprender. A nadie le gusta estar semanas encerrado en su casa por muy cómoda que ésta sea. Mucho menos cuando el dinero empieza a escasear, sobre todo a aquellos que “son dueños de alguna negociación” por muy grande o pequeña que sea, la economía se resquebraja a pasos agigantados y la gente se está quedando sin recursos para subsistir y ¿qué hacen? Pues con la pena, ¡vamos a buscar el pan diario para nuestras familias!, mientras tanto, el virus no perdona ni a ricos ni a pobres.

Ante esta situación se necesitan endurecer las medidas de seguridad para que la gente NO salga de sus casas. Que se protejan y nos protejan a los demás. Una vez más hacemos uso de esa frase “los derechos de unos terminan cuando empiezan los de otros!. Endurecer, sí. Endurecer las medidas. Ya no pedir, sino exigir a la gente que NO salga de sus casas, no si no tiene a qué salir. Si no es verdaderamente urgente y de hacerlo, protegidos con una cubrebocas y un gel antibacterial en las manos para evitar cualquier contagio.

La gente está muriendo. Se incrementa el número de infectados y de muertes, se recrudecen los tiempos de contagio de verdad hay que hacer algo para protegernos quienes no estamos enfermos.

Por otro lado, resulta más que indignante, repugnante lo que viene sucediendo a médicos y enfermeras que han tenido que tratar con contagiados de Covid-19, quienes además de tener que tratar con los enfermos, tienen que aguantar las agresiones en su contra por parte de familiares de los enfermos y de las víctimas que, seguramente, no captan aún la gravedad de la situación que estamos viviendo.

Clínicas y hospitales que atienden a infectados de Covid-19 ¡deben ser resguardados! Y a los agresores, a los que se atrevan a atacar a médicos y enfermeras por cuidar a sus enfermos, deben ser encarcelados. Si por desgracia un paciente muere por el virus y un familiar agrede a los médicos, ¡que lo encierren!, lamentablemente piensan que los galenos “son magos” que tienen que curar a como dé lugar al paciente, cuando éstos seguramente ¡no siguieron las instrucciones de las autoridades!

También los médicos y enfermeras tienen familia, tienen padres, hermanos, esposas, esposos, hijos, y están arriesgando su vida por cumplir con un juramento, sabedores que pueden también morir de la enfermedad como ya ha sucedido ¿y todavía los agreden? ¡Qué les pasa! Sí, hay desesperación e impotencia, pero agrediendo a los médicos no hará que el mal desaparezca, lo único que lograrán es que enfermeras y galenos renuncien a sus trabajos para evitarse estos sainetes, y ahí se recrudecerá el problema, porque no habrá más médicos que atiendan a los enfermos y el número de muertos puede incrementarse de manera alarmante.

Lo mismo pasa con la gente estúpida que, al saber que un vecino, un amigo o un familiar está infectado, lo repelen, lo discriminan, lo denigran por estar enfermo, los tratan como apestados, esa es la mejor forma de un “ignorante” de manejar la situación. Discriminar como si estuvieran exentos de la enfermedad y no es así. Si como seres humanos no nos apoyamos entre nosotros, y procuramos un acto de humanidad por el vecino o por el allegado enfermo, este mal definitivamente no se irá como queremos que se vaya. ¡Hay que respetar al personal médico! No cabe duda que eso solo sucede en México, agredir a quienes nos protegen y cuidan, es triste y nos exhibe como un pueblo ignorante y falto de escrúpulos por ello, que las autoridades ¡no lo permitan! Y castiguen al que se atreva a atentar contra el poco personal médico con el que contamos en México para combatir esta pandemia…

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *