Cri Cri desde una visión feminista, Vanessa Alanís

Nuevas versiones de los temas del compositor Francisco Gabilondo Soler Cri Cri desde una visión feminista conforman la propuesta musical de la historiadora, cantante, educadora y cuentacuentos mexicana Vanessa Alanís, cuya voz está plasmada en el disco Canta y no llores, disponible en plataformas digitales.

Canciones como La marcha de las letras, El ropero, La muñeca fea, El ratón vaquero y Los conejos panaderos cuentan la particular perspectiva de la radicada en Argentina, quien ofrecerá conciertos virtuales a través de Facebook Live en colaboración con Papalote Museo del Niño, a partir de hoy, dos sábados al mes, durante seis meses.

Si queremos recuperar a Cri Cri tenemos que sacar los estigmas de un México que ya no es y al que tampoco queremos darle valores como madres jóvenes a nuestros hijos e hijas. Por ejemplo, El negrito bailarín la comenzamos a grabar un día antes de las protestas contra el racismo por el asesinato de George Floyd en Estados Unidos. Revisé qué hacer con la letra, si me sentía cómoda cantándola así como estaba. En un momento dice: ‘lo compré para ver bailar a usted’. Pensé que eso era lo que tenía que cambiar.

Está bueno que sepan que antes había unos muñecos de hojalata que bailaban y que eran negros. A los negros no les molesta que les digan negros, sino que no respeten sus derechos, así que empezamos a hacer correcciones sutiles en las canciones de Cri Cri, siempre de un costado un poco más feminista, justo; más de acuerdo con el mundo que estamos viviendo”, expresó Vanessa Alanís vía telefónica con Excélsior desde Argentina.

La cantante reveló que actualmente cuenta con 22 temas grabados que dejaron de ser sólo de Cri Cri, pues fue buscando otros de la canción popular mexicana tras la reflexión de que la música de la infancia no sólo tiene temas infantiles.

Escuchábamos boleros, chachachá o rock and roll. Así que grabamos Las mañanitas, pues refleja a la infancia mexicana y se canta en todos los cumpleaños. Además, grabamos El ropavejero, Llueve y El negrito bailarín. Las versiones originales son bellísimas, pero para qué cantar el original si ésas ya están lindas”, dijo.

Para el concierto que se avecina, Alanís precisó que estas nuevas versiones están incluidas y que, particularmente hoy, se enfocará en las celebraciones del Día de Muertos.

Es un proyecto solidario. Lo hago a favor de la cultura y no cobro nada de ninguna presentación. Cuando hay posibilidad de arancel es donado a una causa. Por ejemplo, la primera vez que cantamos música mexicana, donamos a los rescatistas del terremoto de 2017.

Ahora los establecimientos culturales y museos están muy golpeados y se vieron en la necesidad de generar contenido digital de calidad. Mi espectáculo tiene un componente histórico, literario, porque leo muchos cuentos y los intercalo con las canciones. La colaboración con Papalote se trata de cápsulas entre 10 y 20 minutos, dos sábados por mes, uno sí y uno no, a partir del 31 de octubre y hasta que pueda viajar y cantar allá. Se llaman En un bote de vela y nos lleva desde Buenos Aires a México recorriendo la canción infantil popular”, explicó la graduada de la Escuela Nacional de Antropología e Historia donde hizo estudios sobre el historiador británico Eric J. Hobsbawm (1917-2012).

Alanís precisó que, aunque intentó ponerse en contacto con los herederos de los derechos de autor de las canciones de Gabilondo Soler, no obtuvo una respuesta directa.

Conozco a la familia de toda la vida, porque estudié con los bisnietos de Cri Cri, con Emiliano y Jesús, y su mamá venía todos los años a contarnos las historias, por lo que me parecía importante comentarles sobre mi proyecto. Les escribí varias veces y la Embajada de México me hizo favor de mandar un correo, pero nunca tuvimos una respuesta formal.

Desde Argentina me informé bien sobre qué se podía y no hacer en cuanto a derechos de autor, así que tanto con el productor como con la casa disquera y con toda la gente que hace derechos de autor hablamos sobre qué correspondía. Las leyes en Argentina avalan el proyecto. Las canciones están registradas con su compositor correspondiente y cada vez que las canciones se reproducen, Gabsol, la empresa de Gabilondo Soler, recibe los créditos correspondientes. Está todo en regla”, apuntó.

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *