¡De la lista negra de peñistas mexiquenses!

Por Karina A. Rocha Priego

1ª PARTE

Hace algunos días, corrió por las redes sociales una «lista negra» de políticos del Estado de México, supuestamente armada y difundida tanto por el Buró de Crédito como por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Por lo que pudimos ver, esta es una lista de «peñistas» sobre las que, presuntamente, la Fiscalía General de la República ha pedido a la Unidad de Inteligencia Financiera rastrear las actividades de estas personas en los últimos seis años, o sea, lo que duró la administración de Enrique Peña Nieto como Presidente de México.

Se trata de investigar operaciones inusuales, relación con banca privada, Sofom, registros inusuales, vuelos extranjeros y nacionales, privados y comerciales, rutas y destinos, relación con notarios públicos, reporte blanco y Cisen, Tribunales, Penales y Administrativos, en fin, se supone que los nombres que se dan a conocer y que se involucren con esta lista, sobre todo éstos reconocidos como políticos corruptos «tendrán que caer».

Por otro lado, se dice que la Fiscalía General de la República, podría haber iniciado una cacería de peñistas, pero al analizar esta lista, notamos varios puntos que no concuerdan con lo que dicen, pretenden hacer las autoridades, empezando porque ésta, es una lista ¡vieja!, difundida hace ya varios años, misma que se ve, fue «refrita» por aquellos que quieren hacer ver lo que no es y no es que defendamos lo indefendible, simplemente que no hay que perder el tiempo con gente que no vale la pena, sino aplicarlo  a los que ya deberían, incluso, estar en la cárcel.

Segundo, porque muchos de los personajes en ésta dados a conocer, no tuvieron que ver directamente con el peñista, algunos son montielistas y otros tantos creo que ya ni existen. Si bien es cierto que muchos de estos no necesitan estar «en una lista negra» para ser investigados, toda vez que ya se sabía están «en la mira», por otro lado, también se ve que «alguien» tuvo a bien «copiar», o mejor dicho, «mal copiar» los nombres de aquellos a quienes pretendía solo «quemar».

Si, se trata de toluqueños peñistas, servidores públicos, colaboradores cercanos que se enriquecieron, principalmente, durante el gobierno de Enrique Peña Nieto, tanto en el Estado de México como gobernador y durante el sexenio presidencial.

Esto incluye a todo su gabinete, servidores públicos, a la familia directa (esposas e hijos), familiares, amigos,  empresarios, prestanombres, operadores, huachicoleros y aviadores con los que hicieron negocios y negocios simulados. Hijos júniores de políticos o empresarios que operaron  y siguen operando actualmente descaradamente en el Estado de México.

En ésta, no hay ningún santo, es un hecho, pero las cosas como son, por ejemplo.

Del ex Presidente Enrique Peña Nieto, se pueden decir muchas cosas, pero de que se fue ¡batido en millones!, claro que lo hizo. Plataformas petroleras, hoteles y casinos en el extranjero, mansiones en diversos Estados de la República y en Europa, en fin, este señor, ¡saqueó literalmente al país!, pero no lo hizo solo pues, se dice, en lo que éste sacaba del país 5 pesos, sus subordinados se llevaban 10; nunca hubo una supervisión sobre los negocios oscuros que se estaban llevando a cabo durante su administración.

Como ejemplo claro del saqueo, la estafa maestra que ha llevado a la cárcel a Rosario Robles Berlanga, al mismísimo Juan Collado quien «legalmente» limpiaba las porquerías de los servidores públicos peñistas, incluso la renuncia del Presidente del TSJ, Eduardo Medina Mora, dicen, ha tenido que ver con estas investigaciones que han cruzado las fronteras mexicanas. Pero los que en verdad deben ser investigados, que sí son peñistas y que apoyaron en el saqueo del país son:

Carlos Peralta Quintero; éste, podríamos decir que es un «rémora» que se benefició de las «millonarias sobras» que dejaban los peñistas, pues hasta antes de iniciar la administración federal peñista, ¡estaba en bancarrota!, de la noche a la mañana, resulta que recuperó todo lo que estaba a punto de perder ante la banca, volviéndose uno de los hombres más ricos de México y de los mejores amigos de Peña. El compartir «yate y mujeres» le resultó bien ante un Enrique Peña «manipulable».

Juan Armando Hinojosa Cantú, el «empresario constructor» más afortunado de la administración peñista, de quien se dice, puede ser uno de los prestanombres del ex Presidente Peña Nieto, prestándose a toda clase de chanchullos, orquestados a través de la Secretaria de Comunicaciones y Transportes, con Gerardo Ruiz Esparza y quien ya está bajo investigación.

Luis Videgaray Caso. De éste, en innumerables ocasiones hemos dicho que es «el cerebro» de todos los malos manejos que se vienen arrastrando desde la Gubernatura del Estado de México. Recordemos que éste fue una pieza «clave» (corrupta sin lugar a dudas) de la administración montielista, quien se colgó el «milagrito» de la restructuración de la deuda, de ese entonces (2000-2006) a través de Protego (de Pedro Aspe Armella). Trabajo que firmó en ese entonces -como Secretario de Finanzas y Administración- Luis Miranda Nava, sin embargo, fueron otros los que realmente hicieron el trabajo. Protego fue el nombre, Miranda Nava la Firma, pero otros fueron los que hicieron la chamba, para luego ser despedidos recién iniciaba la administración gubernamental de Enrique Peña Nieto como Gobernador del Estado.

De ahí «creció el amor» entre Videgaray y Peña Nieto, no así como Miranda Nava quien se sentía desplazado, pues como «administrador y financiero» resultó ser un verdadero fraude. A Miranda Nava «le hacían el trabajo», y éste se paraba el cuello.

Definitivamente que a Luis Videgaray Caso deberían estarlo investigando, sin embargo, se dice que este es parte de «un acuerdo de no tocar», por lo que todavía no está en la lista de «los más buscados», sin embargo, todo parece indicar que éste, deberá pagar por todos los abusos cometidos durante el peñismo, desde la administración de Arturo Montiel Rojas.

Gabriel Jaime O’Shea Cuevas, un médico reconocido que se prestó a los abusos y corrupción contra el Sector Salud desde la administración estatal de Peña Nieto, posteriormente, fue parte fundamental del saqueo a través del Seguro Popular, durante la administración federal también de Peña Nieto. Hoy, sigue siendo Secretario de Salud, «encargado» de limpiar la podredumbre que recibiera -ojo por ojo- de la administración eruvielista, sin embargo, ante su incapacidad para lograrlo, ha presentado en tres ocasiones su renuncia al cargo, misma que le ha sido negada. Tiempo al tiempo.

Luis Enrique Miranda Nava; amigo íntimo de Peña Nieto, enemigo acérrimo de Luis Videgaray Caso, quien ha sido comparsa de «su amigo» desde antes de que tuviera un cargo público. Hijo del magistrado Luis Miranda Cardoso, a quien en algún momento ¡desconoció!, asegurando que «no necesitaba de su padre para ser alguien» y si, llegó a ser un verdadero delincuente de cuello blanco. Éste, quien le conoce ¡todo! a Peña Nieto, ha abusado de cada cargo que le han conferido.

Es más, dicen «las malas lenguas» que el «enamoramiento» con Peña Nieto, tiene más que ver con toda la «evidencia» que Miranda Nava guarda de «su amigo», como videos por ejemplo que, supuestamente, le tomó sobre todo después de la desafortunada muerte de Mónica Pretelini, tiempo en el que, supuestamente, Peña Nieto estaba «cabizbajo». De ahí que, más que amistad, se habla de una «complicidad o extorsión».

David López Gutiérrez; hay querido lector, este  personaje de verdad tiene mucho que contar a las autoridades. Con él, deberíamos iniciar desde el montielismo, recordando que llegó a la administración del ex Gobernador Arturo Montiel Rojas con la espada desenvainada, lo primero que hizo al tomar posesión del cargo, es «pactar» con directivos de medios de comunicación para saber «de cuánto iba a ser la rebanada de pastel», pues éste estaba acostumbrado a cobrar su «50%». Sin embargo, López Gutiérrez llegó al área de Comunicación Social del Gobierno del Estado de México,  por un «favor» que le pidieran a Montiel, pues este había sido enviado «al patio trasero» de CFE, donde se encontraba como aviador porque no hacía nada.

Pero llegando al Estado de México, empezó con sus «chanchullos» y duró poco tiempo, toda vez que, en un «cámaras caídas» de reporteros y fotógrafos, el Gobernador Montiel «entendió» la gravedad del asunto y lo corrió. Sin embargo, a la llegada de Peña Nieto a la gubernatura del Estado, éste empezó a «recoger la basura de la administración montielista» y a ponerla en «su bolsita» de servidores públicos, por lo que David López Gutiérrez regresó a la administración estatal como Coordinador General de Comunicación Social.

De ahí que, como en la escuela, tuvo «pase directo» a la administración federal, también con Peña Nieto, donde de igual manera, «tiro por viaje» era denunciado por actos de corrupción cometidos con su cargo, recordando que, entonces, el presupuesto de Comunicación Social ¡no era fiscalizable!, esto es que, se robó, lo que quiso, más lo que le podía a los medios de comunicación.

Sin embargo, en marzo del 2015, éste presentó su renuncia al cargo pues se habría de postular como candidato a Diputado Federal; sin embargo, o que entonces se dijo es que Peña Nieto había recibido ya demasiadas denuncias en contra de López Gutiérrez por lo que decidió «darle las gracias».

Sin embargo, se evidencia «la mala relación» que ya había entre López Gutiérrez y Peña Nieto, cuando en enero del 2017, se filtra una conversación (que fue grabada en 2016, por cierto) entre el ex Gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo González, q.e.p.d, y David López, donde este último, entre mucho de lo que dijo, resaltó que «……la percepción de la gente es que (Peña Nieto) «no se da cuenta de la realidad» y que al salir a diario en la televisión, envía un mensaje de que «todo está a toda  madre» pero que la realidad es que «tienen un desmadre» y, miren lo que son las cosas, «ese desmadre» descrito por López Gutiérrez, terminó en que ¡perdieron la Presidencia de México! Honestamente, querido lector, si el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, hace a fondo su trabajo, le van a encontrar ¡hasta tumbas y telarañas! a López Gutiérrez, además de que éste, sería un «testigo protegido» de gran valía pues si alguien le conoce ¡todo!, a Peña Nieto, es éste. Bueno, también Miranda Nava pero dudo que «suelte prenda» sobre todo sintiéndose protegido por el Fuero que le concede ser Diputado Federal…

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *