Debate Vargas-Martínez, en suspenso

El que sigue manteniéndose en los primeros lugares de aprobación a nivel nacional, sin lugar a dudas, es el alcalde de Huixquilucan, Enrique Vargas del Villar, quien se da el lujo de “afilarse las uñas” y pedir un debate con el Senador morenista, Higinio Martínez Miranda quien, seguramente, se convertirá en su “adversario político” en las elecciones para Gobernador del Estado de México pues, como van las cosas, Alfredo del Mazo Maza podría estar entregando el poder a un partido político opositor.

Cabe comentar que quien propuso un debate con Vargas del Villar fue Higinio Martínez, fue un reto -dice el alcalde de Huixquilucan- sin embargo, hoy, al parecer el senador morenista ha reculado, aún así, Vargas del Villar le invita a llevar a cabo ese encuentro, para que defienda, con argumentos válidos, la reforma que “impuso” en el Congreso del Estado de México, sobre la disminución de Síndicos y Regidores, que entre muchos negativos traerá el despido de cientos de trabajadores.

De manera grotesca, el huixquiluquense asegura que él no debate con Presidentes Municipales que están en los últimos lugares de aprobación ciudadana, y es que Higinio Martínez nombró a otros en su lugar precisamente para evitar ese encuentro, acusándolo de no haber tenido “la altura” para debatir y argumentar dicha reforma con él (Vargas del Villar) sin embargo, le segura “estar listo para debatir”.

Por lo pronto, el alcalde de Huixquilucan dijo defenderá su postura ante las instancias correspondientes, toda vez que no se puede permitir que, por intereses políticos, pretendan no solo avasallar a los partidos minoritarios, sino dejar sin empleo a cientos de personas.

Al respecto, hemos de comentar que, en lo que algunos dicen “recortar es ahorrar”, por otro lado es  hablar de que cientos de familias están viendo negro su futuro y el de sus hijos, toda vez que ante la falta de empleo y oportunidades, éstas no solo han optado por sacar a los hijos de la escuela, sino que además, están engrosando las filas “delincuenciales”, no solo en el Estado de México, sino a nivel nacional.

Si bien es cierto que para algunos “la pandemia les vino como anillo al dedo”, por otro lado, las autoridades no quieren aceptar que se está viviendo la peor de las crisis económicas, y el disminuir, en estos momentos, el número de regidores y síndicos en las alcaldías ¡del país! es mandar amiles de empleados a formar parte de la ya tan engrosada lista de “pobreza extrema” que se padece en este país.

Eso lo hubiera hecho, sí, cuando había “opulencia” o, por lo menos, cuando las oportunidades y fuentes de empleo se sostenían todavía. Hoy, tras la pandemia, se han perdido empleos y oportunidades y, no solo eso, se han perdido becas, se han perdido apoyos a las familias vulnerables, se han perdido comedores populares, la gente, por consiguiente, al llegar al límite de la pobreza y carecer de lo más elemental, es que sale a las calles a delinquir.

Muchos, han perdido la vida en el intento, otros, se la siguen jugando día a día, y las familias que son afortunadas (y que cada vez son menos) de tener un empleo, están siendo atacadas por aquellos que salen a buscar, como sea, el pan de sus hijos, lo que ha vuelto a México, el país más peligroso de Latinoamérica.

Y es a lo que se refiere Vargas del Villar, a que se dé un argumento válido y bien sustentado para mandar a la calle a empleados de los ayuntamientos -pues síndicos y regidores no dejan de ser empleados de un gobierno municipal- en la peor crisis, insisto, que se ha vivido en el país.

CRUENTA CAIDA ECONÓMICA EN EDOMEX

Y bueno, del debate entre Vargas del Villar y Martínez Miranda, ya se verá, pero lo que sí es un hecho, es que, en lo que al Estado de México se refiere, sus ingresos están a la baja, al grado de que la entidad que más dinero dejó de percibir entre enero y agosto fue precisamente ésta.

Según se dejó saber, hasta el pasado mes de agosto, van 518 mil 406.7 millones de pesos pagados de aportaciones, lo cual refleja una caída de 21 mil 712.4 millones de pesos en comparación con lo calendarizado, donde el Estado de México tuvo un saldo favorable de 166.7 millones de pesos y una diferencia de 2 millones sobre lo recibido en el mismo periodo del año anterior.

Para colmo, recordemos que de lo que muchos estados de la República subsisten, es de las aportaciones federales, siendo éste su principal sostén, sin embargo, éstas en los primeros ocho meses del año, bajaron 72 mil 527.4 millones, siendo el Estado de México el que más dinero dejó de percibir entre enero y agosto, con una baja de 8 mil 730.4 millones de pesos, al obtener sólo 79 mil 116 millones de los 87 mil 846.5 millones que estaban considerados, lo que a su vez, perjudica a los municipios, donde se refleja la realidad económica que se está viviendo.

Hoy, se habla de “reducciones para el ahorro”, la pregunta es ¿ahorrar como para qué?, si se supone que esos recursos “ahorrados” debieran caer en manos de los más necesitados, lo cual no está sucediendo o, por lo menos, no se está reflejando en lo que a diario estamos viviendo.

Hoy, las voces de aquellas familias que se van quedando sin nada, son cada vez más fuertes, pero no hay eco ni respuesta favorable. Todavía se pretende que las familias que menos tienen vivan con dos mil pesos al mes, sin embargo, nadie ha volteado a ver que, los que hasta hace poco eran creadores de fuentes de empleo, también han ido perdiendo al grado de que, muchos, declarados en quiebra, despiden a empleados sin indemnización alguna por falta de recursos; recursos que ya no se dirigen siquiera al pago de impuestos, lo que detona la estrepitosa caía de a economía de este país y, por ende, del Estado de México, alguna vez, el más fuerte política, económica y socialmente de la República Mexicana…

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *