Descartan ilícitos en pesquisa interna a Cienfuegos

Altos funcionarios del gobierno mexicano refirieron que el ex titular de Sedena ni siquiera operaba sus teléfonos, ya que los aparatos estaban en manos de su ayudantía. Esto, porque supuestamente entre las pruebas en contra del militar detenido en Estados Unidos se menciona la obtención de mensajes de texto enviados a través de un aparato BlackBerry entre 2014 y 2017 que servirían para relacionarlo con un grupo delictivo surgido del cártel de los hermanos Beltrán Leyva.

Debido a lo anterior, no descartaron que la identidad del general Cienfuegos Zepeda –detenido en Estados Unidos por cargos de narcotráfico– haya sido suplantada y la agencia antidrogas de ese país (DEA, por sus siglas en inglés) hubiera sido engañada por testigos protegidos.

Asimismo, que la justicia estadunidense haya sido utilizada para afectar a las fuerzas armadas mexicanas, particularmente al Ejército, que durante varias administraciones –particularmente bajo el mando del ahora imputado– se ha negado a realizar acciones sustentadas en sospechas o permitir la participación directa de los integrantes de esa agencia en operaciones antinarcóticos.

Las fuentes consultadas refirieron que la detención del general afecta a todo el Ejército Mexicano, ya que ha generado una sombra de duda en cuanto a la actuación y honorabilidad de las fuerzas armadas en contra del narcotráfico, a pesar de que las instituciones de manera coordinada han golpeado las estructuras delictivas, combatido el tráfico de estupefacientes y detenido a los líderes criminales.

Los miembros del gabinete de seguridad han puesto especial cuidado en indagar sobre la veracidad de los datos que se han dado en Estados Unidos, luego de la aprehensión del militar. Las fuentes aseguraron que un hombre que durante 50 años construyó su carrera, que estaba en el pináculo de la misma y a tres años de concluir toda actividad militar, arriesgara su honorabilidad y libertad cuando su futuro estaba asegurado.

Revelaron que todos esos elementos han generado que el alto mando de la institución castrense esté sorprendido y molesto.

Los entrevistados hicieron hincapié en que esos aparatos telefónicos se dejaron de producir en 2016, además, si él no operaba sus equipos, en qué momento se pudo relacionar con una organización delictiva.

El ex secretario fue detenido el pasado 15 de octubre por agentes de la DEA en el aeropuerto de Los Ángeles, California, cuando arribó a esa terminal acompañado de su familia, ya que se disponía a pasar un periodo de vacaciones en compañía de una de sus hijas.

La aprehensión se llevó a cabo con base en una orden de aprehensión librada en 2019 por una corte en Nueva York, a solicitud de la DEA, por los cargos de narcotráfico y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

 

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *