Desestima gobierno boliviano acusaciones de la CIDH

Es “inconsistente, injusto y sesgado” el informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) al no profundizar en la violencia mostrada por partidarios de Evo Morales, dicen representantes del gobierno boliviano liderado por Jeanine Áñez. 

La CIDH informó la víspera que al menos 36 personas han perdido la vida, hay “masacres” y urgió una investigación internacional en Bolivia por la crisis política que vive el país desde las elecciones del 20 de octubre. 

Es inconsistente porque no profundizó sobre las muertes en Montero, el maltrato que sufrieron universitarias ni los disparos a los mineros de la ciudad sureña de Potosí, declaró a Página Siete el embajador boliviano ante Naciones Unidas, Rubén Darío Cuéllar. 

“Enviamos evidencias suficientes de la actuación de grupos paraestatales y parapoliciales que venían sembrando violencia y muerte previo a la renuncia de Morales”, afirma el embajador. 

Arturo Murillo, ministro del gobierno interino, calificó al informe como “sesgado” por evadir la colaboración de su gestión y favorecer al “narcoterrorismo”, en referencia a los manifestantes del Movimiento al Socialismo (MAS), partido que lidera el expresidente Morales. 

El gobierno de Jeanine Áñez presentará un “contrainforme” porque la CIDH no atendió las denuncias previas sobre la “vulneración al voto” en 2016 cuando el electorado dijo “no” a la reelección pero el MAS insistió en postular a Morales, adelantó el coordinador gubernamental, Israel Alanoca. 

Además, el constitucionalista Williams Bascopé cuestionó que la delegación del CIDH no considera otros hechos como las muertes de dos opositores de Morales en la ciudad de Montero, los ataques de francotiradores a 15 opositores torturados en el municipio de Vila Vila.

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *