Detener pérdida de empleos con contratación de deuda: Coparmex

La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) reiteró su petición al gobierno federal de aplicar el salario solidario, como una medida de urgencia para evitar que por el cierre temporal de actividades la pérdida de empleos se duplique y llegue hasta 1.3 millones de puestos de trabajo.

En videoconferencia, el presidente de la Coparmex, Gustavo de Hoyos Walther, reconoció que “el gobierno no es responsable de la crisis por el Covid-19, pero si no actúa rápido sí será responsable de que la crisis se magnifique”.

Explicó que en 2019 se crearon aproximadamente 680 mil empleos, y si se continua sin la intervención del gobierno para apoyar a empresas y trabajadores, “nada más por la inercia se perderá en junio el doble de todo el empleo que se creó el año pasado”.

Además, dijo, la cifra que ha dado el presidente Andrés Manuel López Obrador de que se crearán dos millones de empleos “no tienen ningún sustento real, son inalcanzables”.

La realidad es que en tanto se prolongue la crisis se seguirá pulverizando el empleo, “lo que queremos es detener la hemorragia o sangría de empleos”, insistió.

Por esta razón, dijo que el Estado puede recurrir a la deuda pública de manera responsable, pues la aportación de recursos fiscales para mantener empleos “es la mejor inversión que puede realizar”, además las cantidades para el salario solidario significarían 95 mil 183 millones de pesos por mes, es decir, apenas 0.4 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), lo que acumulado en un trimestre significaría el 1.2 por ciento del PIB.

De Hoyos reconoció que aun cuando la cantidad de 95 mil 183 millones de pesos es relevante, para el Estados es “absolutamente marginal comparado con lo que puede ayudar para que la economía no se colapse” y sobre todo, no se pierdan más empleos formales que, como ya se observó entre marzo y abril, son de personas de bajos ingresos, de entre uno y tres salario mínimos.

“No es posible que pese a la emergencia el gobierno permanezca inmóvil” advirtió De Hoyos.

Respecto al daño a las empresas explico que entre marzo y abril casi 20 mil empresas se dieron de baja y de ellas al menos seis mil 889 ya cerraron definitivamente. Aquí, insistió, la preocupación es que si no hay apoyos las restantes más de 13 mil también quiebren.

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *