¡El “chanchullo” está hecho!, Miroslava Carrillo “auditora”

Por Karina A. Rocha Priego

¡Bravo, bravo, bravo!, por fin concluye la “puesta en escena” a través de la cual Miroslava Carrillo es elegida como Auditora Superior del Estado de México, luego de su “imposición disfrazada”. Una auditora “a modo” que era lo que realmente venían buscando los morenistas, encabezados, ahora está claro, por el Senador Higinio Martínez Miranda. De “arriba” llegó la orden al Congreso Mexiquense, Maurilio Hernández, sumiso a las indicaciones del Senador Mexiquense, quien buscará la Gubernatura del Estado de México en 2024. Nada más “a modo” que un “auditor a modo”.

La decisión, no tomó por sorpresa a nadie, por el contrario, sólo se esperaba que “oficializaran” todo ese fandango armado, por lo que Miroslava Carrillo obtuvo mayoría calificada que exige la Constitución para avalar su nombramiento.

Al presentar el decreto durante la sesión del quinto periodo de sesiones extraordinarias, el diputado Tanech Sánchez Ángeles recordó que para definir la terna la Comisión de Vigilancia tomó en cuenta ¡conocimientos, experiencia de los perfiles, además de la claridad y visión sobre la estructura organizativa y retos del OSFEM! ¡Wow! ¿Y Carrillo Martínez, de verdad es la más calificada? Lo cierto es que mucho tuvo que ver Higinio Martínez pues, como quedó demostrado, la Diputada Federal con licencia, ¡solo sabe de Transparencia!, nada de fiscalización, pero el chiste era armar “el equipo” que habrá de esperar a los candidatos del 2021 y, seguramente, a Higinio Martínez quien buscará, insisto, la gubernatura del Estado de México.

Por lo pronto, Carrillo permanecerá en el cargo hasta el 31 de diciembre del 2024, un año después de que Alfredo del Mazo Maza termine su administración que será en septiembre del 2023.

Sobre esta designación, querido lector, ¡no hay marcha atrás y mucho menos impugnación alguna!, se dice que “para aquietar” a los aspirantes “desairados”, pese a ser ¡más capaces! que la designada “por dedazo disfrazado”, fueron amenazados de destruirles su carrera política, de no alinearse a los ordenamientos de quien apuntaló a Miroslava Carrillo. (Léase, Senador Higinio Martínez).

Ahora bien, sabedores de todo esto, valdría la pena preguntar ¿con qué calidad moral desempeñará su cargo Miroslava Carrillo, si de antemano quedó expuesta la poca experiencia que tiene en el ramo de la fiscalización? Pues una cosa es “transparencia” y otra muy distinta, la fiscalización de los recursos públicos. La realidad es que no todo es “padrinazgo o dedazo”, si hubiera experiencia y capacidad suficiente, pues bueno, se “acepta” pero definitivamente ¡no es el caso!

El que sí sorprendió, sin lugar a dudas, fue Juan José Hernández Vences, tras ser nombrado Contralor del Poder Legislativo, éste que aún después de las 12:00 del día ni siquiera “pintaba” su nombre. Es más, a esas horas el que deambulaba por el Congreso mexiquense, era Joel Cruz Canseco, propuesta del PT (Oscar González Yáñez), quien se quedó con las ganas pues, al final, “de la manga, los morenistas, se sacaron a Juan José Hernández Vences”.

Pero ¿Quién es Juan José Hernández Vences? Pues todo parece indicar que es un perfecto desconocido que, si bien ha tenido algunos cargos públicos, no han sido nada “notorios”, por lo que se presume, su experiencia, como para haber llegado a la Contraloría del Congreso Mexiquense ¡no existe!

Sin embargo, todo parece indicar que la decisión de nombrarlo, “a la mera hora” como Contralor legislativo, corresponde a una “revancha” existente entre Oscar González Yáñez e Higinio Martínez Miranda. Y es que de una u otra forma, González Yáñez “apadrinaba” a Joel Cruz Canseco. González Yáñez quien, con el nombramiento de Joel era “un cobro de cuotas políticas pactadas previo a pasadas elecciones”, sin embargo, ¡ni eso le permitieron a Oscar!

Las diferencias entre González y Martínez han rayado en “lo ridículo y absurdo”, no debiendo permitirse que, por ese conflicto entre ellos, dejen al frente de la Contraloría legislativa a quien “llega a aprender”, pues su experiencia, insisto, en el ramo, es nulo, hecho que, dicen, conviene a morenistas pues podrán “manipularlo a su antojo” y para los fines oscuros que ya vienen preparando.

Al parecer, Martínez Miranda logró su cometido de armar “su propio equipo” (auditor-contralor) para “tener con qué pelear” durante el proceso electoral del 2021 y el proceso electoral del 2023. Obtener los recursos económicos “suficientes” de las alcaldías gobernadas por Morena, sin temor a ser “sancionados” por desvío de recursos.

¡Oh, qué decepción! En el estado de México ¡tenemos más de lo mismo!, con la única y triste diferencia que, ésta vez, ¡corregido y aumentado! Ahora, ¿quién podrá defendernos…?

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *