El declive de Johnny Depp, de estrella de Hollywood a personaje de tabloides

Lejos parece haber quedado aquella imagen del Johnny Depp que conseguía provocar suspiros entre el público y la crítica a partes iguales.

Desde hace cuatro años es uno de los protagonistas de la guerra mediática que mantiene con su ex, Amber Heard, que está plagada de acusaciones en donde cada uno acusa al otro de maltrato. Y en los últimos días, desde que comenzara el juicio por difamación contra The Sun, el actor se ha metido en un embudo de dimes y diretes del que es probable que ninguno salga bien parado.

El primer paso para limpiar su imagen fue demandar a su exesposa exigiendo $50/43€ millones por difamación después de que ella publicara una editorial en The Washington Post en diciembre de 2018 escribiendo sobre su supuesta experiencia.

No nombra a Depp directamente, pero hace referencia al hecho de “haberse convertido en representante del abuso doméstico dos años atrás”, coincidiendo con la separación que tuvo lugar en 2016 cuando ella solicitó una orden de alejamiento contra él.

El divorcio se formalizó en 2017 y ella donó los $7/6€ millones que pagó Depp tras llegar a un acuerdo a un hospital infantil de Los Ángeles. Este juicio tendrá lugar en Virginia, supuestamente en agosto.

Ahora mismo, Depp y Heard están protagonizando otro juicio en Londres, en donde el actor demandó a la editorial responsable del tabloide británico The Sun por haberlo definido como “golpeador de esposas” en un titular que, precisamente, hablaba de aquel primer capítulo de la guerra mediática entre Johnny y Amber.

Johnny demanda al medio por difamación y niega todas las acusaciones de maltrato contra Amber. Sin embargo, son tantas las barbaridades que han salido a la luz en los 3 días que llevamos de juicio que solo podemos preguntarnos si no debería cambiar de abogados. Está en todo su derecho de defenderse ante semejante calificativo pero ¿se habrá parado a pensar qué sacará de todo esto?

En los últimos días dijo que decidió dejar a Amber después de que esta defecara en la cama mientras lo acusaron de maltratar a su ex en un avión privado tras haber consumido cocaína, whisky, pastillas y champagne.

En la jornada del jueves mostraron fotos de un espejo escrito con sangre, y Johnny admitió que lo había hecho él con el dedo que Amber le había lastimado al arrojarle una botella de vodka durante los volátiles días que pasaron en Australia mientras rodaba Piratas del Caribe 5 (vía Sky News).

Una situación que, al parecer, dice que escaló tras discutir porque no habían firmado un acuerdo prenupcial y Johnny le pedía que lo firmara un mes después de la boda, y ella supuestamente se negaba. Admitió que provocaron daños en la casa que habían alquilado valorados entre $126.000/110.000€ y $189.000/166.000€, acusó a Amber de armar un dossier durante la relación y que sus acusaciones de maltrato son una farsa (Variety).

Finalmente, Johnny admitió haber dado “un cabezazo” a la actriz en 2015 tras oírse un audio en donde dice que le dio el golpe en la frente -y, al parecer, no explicarían las fotos que Amber Heard se tomó con moretones alrededor del ojo- aclarando que fue accidental dado que supuestamente sucedió cuando intentaba controlarla después de que ella lo hubiera atacado (The Guardian).

Al mismo tiempo salió a la luz que Amber cuidó de él cuando se desintoxicaba de su adicción a oxycodone en 2014, cuando estaban comprometidos, y que ella envió un mensaje de texto a la enfermera pidiendo consejo porque el actor la había empujado en su estado.

Él lo niega y poco después Depp envió un email a la madre de Amber agradeciendo el esfuerzo de su hija. En definitiva, que los dos han pintado en tres días un panorama de lo más turbulento.

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *