El fallido Palacio Legislativo de Porfirio Díaz

La historia detrás del Monumento a la Revolución que se encuentra en la Ciudad de México es increíble, y es que el proyecto que originalmente serviría para validar el poder y grandeza de la dictadura, realmente nunca se llegó a concluir y terminó siendo un símbolo de la Revolución y la derrota de Porfirio Díaz.

La directora del Museo Nacional de la Revolución, Alejandra Utrilla, presentó un video desde las redes sociales de la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México para dar a conocer cómo el espacio que hoy ocupa el Monumento a la Revolución fue pensado en la época de Porfirio Díaz como sede del Palacio Legislativo.

“La historia completa de este proyecto se expone en el área de sitio del museo; aquí por medio de maquetas, planos, gráficas, fotografías, mapas y algunos audiovisuales, los visitantes e interesados pueden enterarse cómo en el porfiriato se pensaba, después de años de no existir, en un espacio exclusivo para los legisladores del país”, expresó.

Detalló que este proyecto arquitectónico se pensó con motivo del primer centenario de la Independencia de México y por eso, en ese tiempo, parte del gabinete de Díaz empezó a planear la ejecución de la obra monumental. “Como los resultados de las primeras licitaciones no gustaron a muchos, el proceso tuvo que repetirse”.

Posteriormente Utrilla comentó que la misión se le asignó al destacado arquitecto francés Émile Bérnard: “así este edificio ocuparía todo lo que ahora conocemos como La Plaza de República; es decir, estamos hablando de un espacio que más o menos tendría la dimensión de una hectárea”.

Sin embargo, Alejandra Utrilla reveló que aunque Porfirio Díaz logró poner la primera piedra de la obra, por el inicio de las guerras revolucionarias, que terminaron con su destierro y varios años de incertidumbre política y social en México, el proyecto de ese palacio legislativo no pudo concluirse.

Para cerrar el recorrido virtual, mencionó que la propuesta del arquitecto mexicano Carlos Obregón, “convirtió lo que Porfirio pensó como un palacio legislativo para mostrar el poder de la dictadura, en un monumento a la revolución del pueblo y donde hoy también existe el Museo Nacional de la Revolución”.

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *