Encapuchados no logran llegar al Zócalo

La policía capitalina encapsuló y contuvo las agresiones de un grupo de encapuchados quienes no lograron llegar al Zócalo, como era su objetivo, como parte de las movilizaciones por el aniversario 52 de la matanza de estudiantes del 2 de octubre de 1968.

Sin embargo, hubo dos momentos donde los anarquistas enfrentaron con piedras y bombas molotov a los uniformados, quienes usaron extintores para apagar el fuego.

El primero incidente fue sobre Eje Central a la altura de la Torre Latinoamericana y el segundo, más tarde, en avenida Ricardo Flores Magón, en las inmediaciones de la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco, donde se realizó el mitin político.

En ninguna de estas situaciones la policía —que desplegó a mil 200 elementos— respondió, sólo encapsuló a los jóvenes.

En la primera ocasión, más de 50 encapuchados arribaron a la Plaza de las Tres Culturas y  partieron rumbo al Zócalo.

Llegaron a Eje Central y a la altura de Tacuba encontraron la valla formada por los policías y empezaron a arrojarles bombas molotov y petardos.

También aventaron objetos a los ciudadanos que intentaban registrar el despliegue.

De la lluvia de cloro no se salvó ni el personal de la Comisión de Derechos Humanos capitalina.

Luego de las agresiones, los manifestantes quedaron inmovilizados, incluso bailaron, mientras policías los rodeaban.

Sin poder reaccionar ante el encapsulamiento, acordaron con integrantes de la Brigada Marabunta entregar los objetos explosivos, por lo que rompieron las botellas de cerveza con líquido flamable y arrojaron todo a una bolsa negra que resguardó la asociación civil y personal de Derechos Humanos.

Posteriormente, el grupo decidió regresar a la Plaza de las Tres Culturas, pero la movilización se hizo lenta pues los agentes de la SSC evitaban romper filas para que los sujetos se dispersaran.

El despliegue policial cerró todos los accesos al Zócalo capitalino. Sin embargo, minutos después, los manifestantes volvieron a atacar a los policías, pero el enfrentamiento no pasó a mayores, por lo que los encapuchados comenzaron a dispersarse.

A un adolescente incluso lo golpearon al señalarlo como porro, por lo que tuvo que ser trasladado de inmediato a un hospital por autoridades policiales.

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *