‘Escucha al burro, hablando de orejas’

Enrique Vargas del Villar

Por Karina A. Rocha Priego

Pareciera que eso de los “agarrones” en el Congreso del Estado de México, nunca se iban a ver, pero así fue. El pasado martes en sesión plenaria se dio un fuerte encontronazo entre el diputado morenista (tenía que ser) Mario Ariel Juárez Rodríguez y el Vicepresidente de la Junta de Coordinación Política y líder de la bancada albiazul, Enrique Vargas del Villar, luego de que se acusara al gobernador Alfredo del Mazo Maza de “corrupto” por aquello del “Salario Rosa”.

Y es que, a nombre del grupo parlamentario de Morena, Juárez Rodríguez propuso exhortar a Eric Sevilla Montes de Oca y a María Isabel Sánchez Holguín, titulares de las secretarías de Desarrollo Social y de la Mujer del gobierno estatal, respectivamente, para que informaran de forma detallada el ejercicio de los recursos asignados al programa de desarrollo social “Familias Fuertes Salario Rosa”, pues dice, es un “programa electorero”.

Lo que más llamó la atención de la participación del diputado morenista, fue el que se destacara que mientras la Federación se maneja «con honestidad» en el uso de los programas sociales, en el Estado de México se manejan con criterios partidistas. ¿Es en serio señor diputado? ¿honestidad? ¿transparencia? Una cosa es que haya “mordaza” para todo aquel que pretenda criticar las acciones de servidores públicos de su partido, y otra muy distinta a que quiera “disfrazar de honestidad la mordaza” de decir las cosas como son.

Por supuesto que este hecho provocó descontento y el primero en “brincar” por ese hecho fue el coordinador del Grupo Parlamentario del PAN, Enrique Vargas del Villar, quien encaró al morenista, lo que provocó un encontronazo entre ambos legisladores.

Claro que el ambiente se puso tenso y tuvo que entrarle al rescate el priista Elías Rescala Jiménez que, para mi gusto, él debió ser el primero en “chistar” pues estaban llamando “corrupto” al programa “maestro” del Gobierno de Alfredo del Mazo Maza, pero no fue así; tan solo participó, ya con otros legisladores, para separar lo que pudo haberse convertido en un “zafarrancho” entre diputados, pero se concilió y tranquilizó a los diputados de las bancadas morenista, panista y priista, para evitar una “vergüenza legislativa”.

Pero queda claro, y ya lo habíamos dicho, que Mario Ariel Juárez Rodríguez «vive fuera de la realidad», toda vez que ¡no puede hablar de honestidad morenista!, cuando, no en la federación, sino en el

Elías Rescala Jiménez

Estado de México, alcaldes como Gabriela Gamboa de Metepec, Juan Rodolfo Sánchez Gómez de Toluca, Raciel Pérez Cruz de Tlalnepantla, Patricia Durán de Naucalpan, todos de afiliación morenista, dejan las alcaldías ¡en quiebra!, sin que sus gobernados hayan recibido apoyo alguno de programas sociales, ¡federales!, como asegura Mario Ariel Juárez Rodríguez.

Habla de “honestidad”, cuando hoy todavía hay trabajadores de los ayuntamientos que no reciben sus sueldos, ya no digamos “apoyos sociales”, sino el sueldo que les corresponde por las labores desempeñadas. Los ayuntamientos morenistas, se quedan sin luz porque no pagan a CFE, le deben al Issemym,  le deben al SAT, le deben a proveedores y no pueden salir con la “batea de babas” al asegurar que la federación no tiene nada que ver. Sí, tal vez el Jefe del Ejecutivo Federal no les dice “no paguen”, pero es una bola de nieve que se viene arrastrando por toda la República Mexicana y, para su desgracias, son los gobiernos morenistas los que vienen arrastrando ese grave problema. ¿Por qué? Esa explicación aún no nos ha sido dada.

En el Estado de México «por lo menos» hay un «Salario Rosa» que ha beneficiado a miles de amas de casa que, de no contar con este apoyo, serían una cifra más de la engrosada lista de «familias en pobreza extrema», como la que se ha acrecentado en los últimos años.

Hablar de «honestidad» es bastante irresponsable, peor aún cuando, pretendiendo «brillar» es que acusan de «corrupto» al Gobernador del Estado de México, por el simple hecho de «llamarlo», sin voltear a ver lo que sucede al interior de su propio partido, Morena.

Peor aún, a Mario Ariel Juárez Rodríguez, se le olvidan las cosas que le conviene olvidar, pues el exalcalde de Cuautitlán, ha sido acusado de violencia política de género, pues recordemos que en abril de este año, la entonces síndica procuradora de esa localidad, Sandra Hernández Arellano, denuncio temer por su seguridad personal, ante la violencia política y de género a la que fue sido sometida por el entonces presidente municipal Mario Ariel Juárez Rodríguez.

Según denunció entonces, tuvo que firmar, “bajo protesta” los informes financieros que la alcaldía entregaría al Órgano Superior de Fiscalización del Estado de México (Osfem), porque, argumentó que no tenía personal técnico para analizar los expedientes y no había tenido tiempo de revisar nada, dando a entender que ¡la obligaron a firmar algo de lo que no estaba de acuerdo¡

Además, esa mujer tuvo el valor de presentar al menos 17 denuncias por diversas irregularidades en contra del gobierno de Juárez Rodríguez. Dos de ellas por violencia política y de género, que involucraban al entonces alcalde. ¿Ya se le olvidó?

Mario Ariel Juárez Rodríguez

También se le olvidó que tanto la Auditoría Superior de la Federación como el Coneval han detectado irregularidades en la operación de los Servidores de la Nación, a tal grado de acusar su uso con fines electorales y éste ¿habla de “honestidad”? antes de abrir la boca debió empaparse bien de la problemática social que se vive, no en el Estado de México, en todo el país. Que no por querer “quemar” a legisladores priistas –pazguatos que no supieron defender- debe constatar sus dichos, y preguntar, no al funcionario público, no, ¡al pueblo!, quién a beneficiado a quien, y de ahí partir para sus argumentos acusatorios en contra, en este caso, del Gobernador Del Mazo y su “Salario Rosa”.

Señor diputado, si de irregularidades y corrupción hablamos, primero trabaje para poner orden en su Órgano Superior de Fiscalización donde presumiblemente les “tapan todas sus irregularidades” a los alcaldes salientes morenistas, mientras que a los demás, los traen ¡jodidos!, porque hasta una “coma” les cuestionan.

No negamos que hay que revisar programas y que hay que transparentar pero, “la limpieza, señor diputado, se empieza por la casa” y ese es un tema que definitivamente, parece no convenirle……..

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *