Escuela de Artesanías celebra 40 años con denominación oficial

Orientada al conocimiento de los principios con los que se lleva a cabo el diseño y manufactura de objetos artesanales, así como el desarrollo de habilidades cognitivas y destrezas para el manejo de técnicas, materiales y herramientas, la Escuela de Artesanías del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL) cumple 40 años de contar con denominación oficial.

Única en su género, ofrece estudios de técnico artesanal en las áreas de Cerámica, Ebanistería, Esmaltes, Estampado, Joyería y orfebrería, Metales, Textiles y vitrales, cuyos estudiantes reciben una formación integral y son acreedores a cédula y título profesional.
.
Las carreras son de nivel técnico medio superior, estructuradas en planes de estudio semestrales con duración de tres años, organizadas en un mapa curricular que contempla las áreas: técnica, artística, teórica y metodológica.

El estudiantado se prepara para afrontar los retos de una producción artesanal en sus diversos aspectos, como organizar, diseñar y producir obras artesanales a nivel de taller, investigar en el uso de materiales y técnicas, participar en proyectos multidisciplinarios dentro de las artes plásticas, así como en la docencia.

Como institución que forma artesanos, tiene la misión de instruir para recuperar técnicas propias de las áreas formativas actualmente poco vistas o en desuso, reproducir piezas artesanales manufacturadas, documentar sus procesos para posteriores consultas, mantener la elaboración de objetos tradicionales e innovar con nuevas propuestas conservando los procedimientos manuales.

Sus antecedentes se remontan a 1949, cuando se fundó el Taller de Integración Plástica en el edificio de La Ciudadela, el cual cedió la Secretaría de Educación Pública, cuyo objetivo pedagógico era hacer murales y escultura monumental.

Al año siguiente, el arquitecto Carlos Lazo, titular de la entonces Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas (SCOP), le propuso al arquitecto Raúl Cacho proyectar una escuela que integrara el diseño, el arte y la artesanía; se instalaron en el edificio de La Ciudadela los talleres de artesanías, con el fin de planear y realizar los murales de mosaico y esculturas para cubrir las estructuras externas de los edificios de la SCOP, de la UNAM, del Centro Médico y otras Instituciones.

Poco después se abrieron los talleres de Mosaico de piedra, dirigido por José Chávez Morado y Juan O’Gorman; de Talla directa, realizado por Francisco Zúñiga y dos de Textiles, dirigidos por Nicolás Moreno. Posteriormente se añadieron los talleres de Madera, Cerámica, Herrería y Joyería.

Los arquitectos Carlos Lazo y Raúl Cacho fundaron en el mismo edificio el Taller de artesanos, el 20 de junio de 1956, por gestiones de los maestros Miguel Álvarez Acosta, Miguel Salas Enseriaste y Víctor M. Reyes, siendo hasta 1958 cuando la SCOP cedió el edificio al Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura con el propósito de que se impartieran distintas disciplinas artesanales, lo que derivó en el surgimiento del Centro Superior de Artes Aplicadas, con funciones de enseñanza, producción e investigación, con la coordinación de Jorge Olvera.

En su origen, las escuelas que pertenecieron al centro fueron las de Restauración y Conservación de la obra artística, Escuela de laudería, Laboratorio técnico de fotografía, Laboratorio fisicoquímico y los talleres de Decoración mural, Escultura monumental, Mosaicos, Vitrales, Grabado-Estampa, Cerámica, Textilería, Esmaltes y Platería.

El 1° de febrero de 1962, siendo director el maestro José Chávez Morado, se planteó la necesidad de estructurar los conocimientos y sistematizar la enseñanza de las artesanías, orientadas hacia una concepción más precisa dentro del área del diseño. Para tal efecto se encargó al arquitecto Jorge Stepanenko la elaboración de programas de diseño que se integrarían a los talleres. Es entonces cuando se fundala Escuela de Diseño y Artesanías.

Aun cuando se buscó desarrollar las artesanías con nuevas técnicas de diseño, el cambio no fue debidamente planeado y no se logró integrar el diseño a las artesanías, por consiguiente, se empezaron a diferenciar dos tipos de alumnos: artesanos y diseñadores.

El l7 de diciembre de 1979, el INBAL aceptó la propuesta de separar ambas disciplinas y crear la Escuela de Diseño y la Escuela de Artesanías, con la condición de que los consejos técnicos formularan sus respectivos planes de estudio.

Finalmente, el 23 de octubre de 1980 se otorgó a la escuela la denominación oficial y se nombró como director al maestro Ramón Corona Apicella (1980-1984). Durante su gestión se implementó un nuevo plan de estudios con la participación de maestros y alumnos. En 1987 el edificio de la Escuela de Artesanías fue requerido por la SEP para ser destinado a la Biblioteca de México. Entonces se habilitó su sede en Xocongo 138, en la colonia Tránsito, donde se encuentra desde entonces.

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *