Ex juez Garazón, defenderá a Emilio Lozoya en España

Por Karina A. Rocha Priego

No puedo negar que, cuando leí el nombre de Baltasar Garzón, mi memoria se fue varios años atrás, y se me vino a la cabeza OHL de Juan Miguel Villar Mir, quien en julio del 2016 fuera acusado de tráfico de influencias y otros ilícitos cometidos en España ¡y México!

Sumado a esos escándalos, resulta que el Presidente del Grupo Villar Mir y de la empresa OHL fue nombrado titular del patronato de la Fundación Ortega y Gasset-Gregorio Marañón. Su llegada a este cargo y sus negros antecedentes provocaron la renuncia de nueve patronos de la institución, que tiene vínculos con Enrique Peña Nieto y el entonces gobernador mexiquense Eruviel Ávila, entre otros priistas.

Todo lo anterior se desató luego de que en 2007 el entonces juez de la Audiencia Nacional, ¡Baltasar Garzón!, decidiera abrir juicio oral contra el actual presidente de OHL, Juan Miguel Villar Mir, y otros dos consejeros de Recol Networks, por los delitos de apropiación indebida y falsedad documental al desviar presuntamente más de 30 millones de euros.

El caso Recol arrancó de una demanda presentada en 2000 por un grupo de accionistas contra 10 gestores de Recol -entre los que se encontraba Villar Mir-, a los que acusaban de haber hecho uso ilegal de fondos de la sociedad y de estafa, al utilizar como presunta cobertura una oferta pública de suscripción lanzada en esas fechas para captar fondos.

Emilio Lozoya

Sin lugar a dudas que Baltasar Garzón no es ninguna “perita en dulce”, ha dejado una estela de casos que han sacudido a varios países. El arresto de Pinochet, la investigación de la Junta Militar argentina y de los crímenes del Franquismo, el acoso a ETA o el destape de la corrupción en España.

El 16 de octubre de 2008, el juez Baltasar Garzón se declara competente para investigar las desapariciones de la Guerra Civil y los primeros años del Franquismo. Actualmente Garzón espera la sentencia del Tribunal Supremo por este caso, uno de los tres juicios que se siguen en su contra. Garzón saltó a la escena internacional cuando ordenó el arresto de Augusto Pinochet por crímenes contra la humanidad, basándose en el informe de la Comisión de la Verdad redactado en Chile. Pinochet fue retenido durante 16 meses en el Reino Unido por orden del juez.

 El juez también abrió la posibilidad de que se presentaran en España cargos de genocidio contra los miembros de la Junta Militar en Argentina. Durante dicha investigación se condenó al excapitán Adolfo Scilingo a 640 años de prisión.

 Garzón estuvo al frente del caso GAL que involucraba a miembros del gobierno socialista con la organización de grupos paramilitares para combatir al grupo separatista vasco ETA. Años más tarde el juez persiguió activamente a la cúpula de Herri Batasuna, el brazo político de ETA.

Cuando Garzón fue inhabilitado ¡por investigar los crímenes del Franquismo! tenía adelantadas pesquisas sobre las masacres de indígenas durante los regímenes militares en Centroamérica. El juez asesoró en la redacción de la Declaración de los Derechos de los Pueblos Indígenas.

Sin embargo, Baltasar Garzón sigue siendo un prominente abogado y, resulta, ante el encarcelamiento de Juan Collado, el abogado de ¡todos los burócratas priistas!, que Emilio Lozoya Austin, ex Director de Petróleos Mexicanos, ha contratado los servicios de Garzón para que lo defienda en España.

Imagínese usted la cantidad de información que Garzón tiene, por ejemplo, contra Enrique Peña Nieto y Eruviel Ávila Villegas, luego de conformar la investigación contra Juan Miguel Villar Mir y sus cómplices en torno a la empresa OHL, misma que quiso apoderarse de México y hoy está en “la mira” de la Unidad de Inteligencia Financiera, a través del tristemente célebre Gerardo Ruiz Esparza, ex Secretario de Comunicaciones del Gobierno peñista.

Así es, queridos lectores, el abogado Baltasar Garzón conocido como el Juez Garzón, se encargó de llevar procesos relevantes en contra de sujetos acusados de terrorismo y de corrupción. Al Juez Garzón lo acusaron de extralimitarse en sus funciones y cuando lo expulsaron de su puesto se dedicó a ejercer como abogado.

Luego de que las autoridades de España trasladaran el pasado 2 de marzo a una cárcel de Madrid a Emilio Lozoya Austin, ex director de Petróleos Mexicanos, éste decidió encargar su caso a Garzón.

Actualmente, Emilio Lozoya Austin enfrenta en España un proceso de extradición a México, en donde se le imputan los delitos de cohecho, defraudación fiscal y lavado de dinero.

Ahora bien, el pasado 13 de febrero, Andrés Manuel López Obrador consideró que la extradición de Emilio Lozoya Austin, ex director de Petróleos Mexicanos, se concretará rápidamente, porque la acusación está sustentada con pruebas sólidas.

Baltasar Garzón

“Ya informó el fiscal ayer con amplitud sobre este tema, sólo me sumo a lo que él expresó, es una investigación que está en curso, es una acusación con pruebas, por eso esta detención en España”.

Afirmó que no se le debe dar tregua al combate a la corrupción porque es lo que más ha dañado a México.

“Creo que no se debe de dar tregua a la corrupción, siempre he sostenido que nada ha dañado más a México que la deshonestidad. La corrupción es la causa principal de la desigualdad económica y social. Por la corrupción hay pobreza, hay inseguridad, se desató la violencia y todo lo que estamos padeciendo”.

No es un caso fácil, pero bien valdría la pena que Garzón retomara la idea de Lozoya Austin de sacar a relucir los abusos y corruptelas de los peñistas. Que el dichoso video que tanto ha prometido exhibir Lozoya, ¡si lo den a conocer!, ¡caiga quien caiga!, ya que de ahí van a salir más de dos “investigados” que tienen que pagar ¡con cárcel!, todo lo que hicieron en contra de los mexicanos.

Uno de los principales involucrados en actos de abuso y corrupción ¡contra México!, sin lugar a dudas es Gerardo Ruiz Esparza, y éste, aún no ha sido señalado por la UIF, sobre esos hechos. Es “secreto a voces” todo lo que se robaron a través de la Secretaría de Comunicaciones.

No solo Pemex, no solo Sedesol, ésa secretaría encabezada por Ruiz Esparza, hizo que varios de sus “incondicionales” ¡huyeran de México! Antes de concluir la administración peñista. Entonces, ¿qué se está esperando para detenerlos? Se ha invertido demasiado tiempo en casos como el de los “factureros”, o en casos como “supuestos lavados de dinero” de gente que ¡no tiene ni para comer actualmente!, dejando en segundo término casos como el de Ruíz Esparza de los cuales, muy seguramente, también está enterado Baltasar Garzón…

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *