Ferguson encarna fortaleza y libertad de Jessica en ‘Dune’

La actriz sueca Rebecca Ferguson no lo pensó dos veces antes de embarcarse en la aventura de «Dune» («Duna»). La pasión del director Denis Villeneuve por esta historia clásica de ciencia ficción y drama espacial le bastó.

«Fue Denis el que me hizo decir sí a la película y después comencé a conocer gradualmente al personaje y me di cuenta lo increíble que era ella, su fortaleza, sus vulnerabilidades, sus elecciones y las consecuencias de sus elecciones», dijo Ferguson en una entrevista reciente por videollamada desde Londres sobre el filme, que estrena este fin de semana en Norteamérica.

Lady Jessica Atreides, su personaje, es una hábil espía, guerrera e hipnotizadora integrante de Bene Gesserit, una hermandad femenina secreta que, a través de alianzas políticas y genéticas, así como de sus poderes sobrenaturales, busca mejorar la humanidad. Sin embargo, los planes de la organización para Jessica se rompen cuando en vez de una hija tiene a su hijo Paul Atreides (Timothée Chalamet) con el duque Leto Atreides (Oscar Isaac).

Aunque su padre es un respetado gobernador planetario, Paul pasa más tiempo entrenando con su madre. El fuerte lazo que los une queda latente; Jessica hace todo por proteger a su hijo cuando su familia es traicionada en el planeta desértico de Arrakis al que son enviados.

«Fue increíble, Timothée es un actor fenomenal. A veces era frustrante porque tenemos técnicas diferentes y estas técnicas diferentes funcionan muy bien para nosotros, había una tensión maravillosa», dijo Ferguson, quien también ha actuado en varios filmes de la serie «Mission: Impossible» («Misión: Imposible») y en «Doctor Sleep» («Doctor Sueño»).

«Nuestra manera de abordar una escena y nuestra manera de mirar una escena era tan diferente como Jessica y Paul. Denis nos dirigía así, nos mantenía separados en sus indicaciones y nos susurraba cosas. Así que nuestros resultados se encaminaban en direcciones totalmente diferentes», agregó.

Ferguson, de 38 años y madre de un hijo, señaló que otra parte de su enfoque fue ver a Paul con ojos de madre.

«Simplemente tratando de neutralizar una relación con tu hijo, ya sea o no el Kwisatz Haderach (el ser humano perfecto según Bene Gesserit), sigue siendo un chico que aparentemente ansía tener su propio poder para imponerse y como mamá eso es tremendamente frustrante si no tiene las herramientas adecuadas», dijo.

Al igual que en la novela original de Frank Herbert de 1965 en la que está basado el filme, Jessica y Leto no están casados, algo que podría resonar con un número cada vez mayor de mujeres que optan por tener hijos en unión libre.

«No es elección de ella no casarse, es elección de él, no hay un equilibrio en ese sentido, pero creo que habla mucho del hecho de que el amor es lo que los une y es el amor lo que la hace rebelarse contra su misión», dijo Ferguson. «Sus acciones vienen del amor, ya sea que estén basadas en el matrimonio o no. Es algo puro, es de las entrañas, instintivo, es devoción. Y ella es libre de explorar esto… Como mujer es fenomenal y fue escrito en los años 60».

Tras un intento titánico de Alejandro Jodorowsky en el que habrían actuado Mick Jagger, Orson Welles y Salvador Dalí, y la desdeñada versión de 1984 de David Lynch con Kyle MacLachlan, Francesca Annis y Jürgen Prochnow filmada en los Estudios Churubusco de México, Villeneuve, director de filmes como «Blade Runner 2049» y «Arrival» («La llegada»), llegó a «Dune» impulsado por un sueño que comenzó cuando conoció la novela siendo adolescente. Su amor por la historia fue transmitido a su elenco desde sus primeras conversaciones.

«Creo que cualquiera que ama algo y habla sobre ello no con urgencia, pero sí con devoción, se vuelve un momento muy atractivo… Si tienen palabras interesantes, si tienen procesos mentales», dijo la actriz. «No se trata de la historia, es sobre un hombre que logra verbalizar una idea que está cobrando vida en la pantalla».

Si Ferguson pudiera tener algunas de las habilidades de Jessica, le gustaría tener su quietud y capacidad de observación.

«El combate ya lo tengo», señaló. «Me encanta la idea de la quietud, el hecho de que ver escenas con Jessica en las que… estamos con ella pero ella no está hablando, es la que está estudiando todo a su alrededor, sintiendo cosas… No me gustaría leer mentes, pero me gustaría poder estar completamente quieta y alerta».

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *