Fuerzas afganas rechazan a los talibanes en Herat

Tras dos días de intensos combates, las autoridades afganas afirmaron este sábado que han rechazado los intentos de los talibanes de capturar Herat, donde volvieron a atacar la oficina de la ONU en la ciudad.

«Los talibanes lanzaron ataques desde el este y el oeste y tenían planeado entrar en la ciudad de Herat, pero las fuerzas de seguridad y grupos de civiles armados rechazaron los ataques del enemigo, que sufrió numerosas bajas», declaró el gobernador de Herat, Abdul Saboor Qani, en un comunicado.

Qani aseguró a los ciudadanos de Herat de que la villa «está segura y los talibanes no pueden entrar», aunque el ambiente sigue siendo tenso.

Los talibanes lanzaron una serie de ataques desde el distrito de Guzara, situado en el norte de la provincia de Herat.

Tras ser rechazados de la ciudad, los choques se trasladaron a la zona de Pul-e-Malan de Guzara, considerada como la vía norteña de acceso a Herat.

«Las fuerzas de seguridad están despejando las zonas en torno a Pul-e-Malan, pero las operaciones de limpieza se están desarrollando con lentitud debido a la presencia de los talibanes en edificios residenciales», dijo a Efe el portavoz del gobernador de Herat, Jailani Farhad.

Al menos un guardia de seguridad de la ONU murió ayer y otros agentes resultaron heridos durante el ataque a la oficina de la agencia, y hoy de nuevo fue atacado el recinto.

Los talibanes «atacaron las oficinas de la ONU en el distrito de Guzara de Herat. Las fuerzas de seguridad afganas están luchando contra los terroristas y rechazarán el ataque», afirmó en un comunicado el portavoz adjunto del Ministerio de Defensa, Fawad Aman.

Un portavoz de los talibanes, Qari Yusuf Ahmadi, afirmó en Twitter que los insurgentes han capturado algunas zonas y siguen luchando en Pul-e-Malan y otros frentes en torno a Herat.

La formación insurgente ha afirmado, en varios mensajes de audio compartidos en las redes sociales, que no atacará a los civiles residentes en Herat, y que sus propiedades permanecerán seguras cuando capturen la ciudad.

Los talibanes han aumentado su ofensiva en Afganistán en los últimos meses y han capturado al menos 125 de los 407 distritos del país, algo inédito en dos décadas de conflicto.

El aumento de la violencia coincide con el comienzo de la fase final de retirada de las tropas de EEUU y la OTAN, el pasado 1 de mayo, que Washington espera finalizar este agosto.

El inspector especial general para la Reconstrucción de Afganistán (SIGAR) afirmó el pasado viernes en un informe de que el Gobierno afgano está luchando por su «existencia» y podría enfrentar una crisis existencial en la lucha contra el resurgimiento talibán, ya que sus fuerzas parecen no estar preparadas.

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *