Informalidad, la nueva realidad del empleo

El Inegi exhibió que la informalidad de nueva cuenta está captando a la mayor parte de la población que trabaja en el país. Es decir, a los trabajadores que se emplean en el sector informal y a quienes lo hacen en el formal, pero que no son reconocidos por la empresa para la que producen.

El organismo detalló que en junio de 2020 ese tipo de ocupaciones agruparon a 25.6 millones de personas y en julio llegaron a 27.3 por millones de trabajadores. “Dicho comportamiento se debió principalmente al crecimiento de los ocupados en el sector informal que pasó de 11.9 millones en junio a 13.8 millones en julio de 2020”, detalló.

Además, sin ser desempleados formales –según la clasificación oficial– hay 11.3 millones de personas en la población no económicamente activa que en julio no buscaron de manera activa un trabajo, pero que aceptarían emplearse. Este grupo fue el que más recibió los efectos de la pandemia de Covid-19, debido a que muchos trabajadores descartaron conseguir un empleo dado las condiciones de movilidad y efectos en la economía.

Estos datos, medidos en tasas, evidenciaron que la participación en el mercado laboral es de 54.9 por ciento de la población, 5.6 puntos porcentuales menos que en julio del año pasado. La desocupación escaló de 3.7 por ciento a 5.4 por ciento también a lo largo de ese año. Y la informalidad cayó de 51.8 por ciento a 50.2 por ciento.

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *