Israel encara posible repetición de elecciones

Si Benny Gantz no logra construir los acuerdos necesarios para formar gobierno en Israel antes del 20 de noviembre, la indeterminación podría llevar a una nueva convocatoria a elecciones para principios de 2020.

Este miércoles vence el plazo para que el político de centro consolide un gobierno con mayoría en el parlamento israelí, la Kneset. De no lograrse el acuerdo, los 120 parlamentarios encararían un plazo de tres semanas para buscar un nuevo pacto político.

En caso de no llegar a un acuerdo, la convocatoria electoral sería activada de manera automática y deberá realizarse en los primeros meses de 2020. Así, Israel encadenaría su tercera elección legislativa, tras votar en abril y en septiembre con resultados no concluyentes.

Hoy Gantz se reunió con el conservador Avigdor Lieberman para tratar de consolidar una coalición que se proponga como alternativa al hasta ahora mandato ininterrumpido del primer ministro Benjamin Netanyahu.

Las políticas de Netanyahu, de talante conservador y que atizan el conflicto histórico contra los árabes, han derivado en un constante bloqueo parlamentario en su contra. El primer ministro de Israel mantiene una alianza tradicional con la extrema derecha y el sector ultrarreligioso. Parece que prefiere dejar correr los plazos rumbo a una nueva disputa electoral, de acuerdo con análisis de El País.

En contra de Netanyahu pesan acusaciones por fraude y soborno en tres casos que investiga ya la policía, y la condición de primer ministro lo blinda legalmente ante posibles imputaciones del fiscal a cargo del caso.

Además, Netanyahu trabaja para restar apoyo social a la búsqueda de conciliación entre el centroizquierda y los partidos árabes en la Kneset, que se oponen a los ataques militares contra territorio palestino.

Las conversaciones entre Gantz y Lieberman continuarán este lunes y se prevé que busquen negociar con la izquierda. De acuerdo con una encuesta referida por El País, el 49 por ciento de los árabes israelíes apoyan un gobierno dirigido por Gantz, ante un 33 por ciento que lo rechaza y un 18 por ciento que se manifiesta indeciso.

Para Netanyahu es intolerable el acercamiento con los sectores árabes y asegura que esos acuerdos se sustentarían en partidarios de Hamás y la Yihad Islámica. “Nos enfrentamos a una situación de emergencia sin precedentes en la historia de Israel”, aseguró el 16 de noviembre ante dirigentes de su partido, el Likud.

La minoría árabe en Israel representa la quinta parte de su población.

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *