Italia concede abrigo al barco Alan Kurdi en espera de reubicación de migrantes

Italia ha autorizado al barco Alan Kurdi de la ONG alemana Sea-Eye, con 125 migrantes a bordo, que pueda acercarse al puerto de Arbatax, en Cerdeña, para buscar abrigo mientras que ha activado el procedimiento para la reubicación en los países europeos de estas personas, informó el Ministerio de Interior.

En una nota, Interior explicó que se ha activado el procedimiento de reubicación de los 133 migrantes rescatados por el Alan Kurdi, de los que 125 se encuentra aún a bordo «y que el 80 % de estos serán trasladados a otros países europeos».

El Alan Kurdi fue contactado por las autoridades italianas para darles abrigo en Cerdeña, mientras viaja hacia Marsella, después de que ninguno de los países a los que ha pedido ayuda haya permitido desembarcar a las personas rescatadas.

Según los medios italianos, las autoridades italianas han concedido un punto de amarre cerca de la isla de Ogliastra, durante los próximos 3 o 4 días, para protegerse del mal tiempo previsto a partir de esta noche, con rachas de viento de más de 50 kilómetros por hora.

En un comunicado, la ONG explicó este miércoles que el centro de coordinación de salvamento de Malta se negó rotundamente a conceder un puerto, mientras que el italiano se dirigió al centro de control alemán en Bremen y desde allí las solicitudes se remitieron a los ministerios de Transporte y de Relaciones Exteriores de Alemania.

El martes por la mañana, la guardia costera italiana evacuó a dos mujeres, un hombre y cinco niños, de ellos uno de cinco meses, añadió la ONG, que destacó que la comunicación para esta evacuación se realizó exclusivamente de forma verbal, vía radio.

Por lo tanto, el Alan Kurdi puso rumbo a su puerto de escala, su puerto de destino original, donde estaba programado el atraque del barco para llevar a cabo el cambio de tripulación y prepararse para su próxima misión, es decir Marsella.

En estos momentos no hay ningún barco humanitario en el Mediterráneo central, después de que las autoridades judiciales inmovilizaron el barco Sea Watch 4, de la ONG alemana homónima y Médicos sin Fronteras.

Mientras que la tripulación del barco de la ONG española Open Arms está guardando ante el puerto de Palermo la cuarentena obligada por la pandemia tras los últimos rescates.

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *