Johnny Depp presenta su oda a Shane MacGowan

Con palabras de admiración, Johnny Depp presentó este domingo en el Festival de San Sebastián el biopic sobre el cantante irlandés Shane MacGowan, el talentoso y turbulento líder de la banda The Pogues, retratado en «Crock of Gold».

El actor norteamericano, una de las caras más celebres presentes en esta edición del festival, es el productor de esta cinta dirigida por el británico Julien Temple, y consagrada a un MacGowan que se planteó como una «cruzada» el darle lustre a la música tradicional irlandesa.

En rueda de prensa, Johnny Depp -camisa negra remangada, anillos luminosos, brazos tatuados- explicó que conoció a Shane MacGowan hace más de tres décadas, y que estaba «fascinado con su lenguaje» y sus «poderosas canciones».

«En cierto modo he sido un extra en esta película durante los últimos 35 años. Quería que el mundo pudiera ver quién es Shane MacGowan, y cuál fue su legado», explicó el actor y músico norteamericano, quien definió al irlandés, actualmente de 62 años, como «uno de los poetas más grandes de todos los tiempos».

Con un rico archivo y el contrapunto de secuencias de animación, el documental, en competición por la Concha de Oro en San Sebastián, muestra la vida de este músico nacido el día de Navidad de 1957, criado en una granja familiar y profundamente comprometido con el nacionalismo irlandés.

A lo largo de dos horas, MacGowan crece, emigra a Londres, experimenta con todo tipo de drogas, descubre a los Sex Pistols, y tras asimilar influencias del rock y el punk, pero siempre con la música tradicional irlandesa como brújula, funda The Pogues. Una banda que conocería la gloria con títulos como «Summer in Siam» o «Fairytale of New York».

Con el éxito sin embargo vino también, a finales de los años 80, el agobio de las giras, la sensación de traicionarse a sí mismo, y la caída en el abismo de la heroína y el alcohol, que lo sumieron en un gran deterioro físico sin quitarle un ápice de su agudeza intelectual.

En la cinta, MacGowan se explaya en sus memorias y habla con el propio Depp, así como con el político norirlandés y ex líder del Sinn Fein Gerry Adams. También retratan al músico sus padres, su hermana y su mujer.

– Rock, drogas, sexo y alcohol –

En una jornada no apta para puritanos, la sección oficial contó también con un encendido y carnal romance en «Passion simple» de la franco-libanesa Danielle Arbid y con el experimento etílico recogido del danés Thomas Vinterberg en la comedia «Druk».

¿Tenemos los humanos un déficit del 0,5% de alcohol en sangre? Esta tesis, formulada por un psicólogo noruego, es el núcleo de esta provocadora película en la que cuatro profesores de instituto deciden beber a diario para mejorar sus grises y mediocres vidas.

Vodka, vino, cerveza, absenta… Cualquier alcohol es bueno para los protagonistas que, animados por los positivos efectos del comienzo, deciden ir elevando la dosis hasta desmoronarse.

Si para estos profesores el alcohol es una palanca para intentar mejorar su existencia, para Vinterberg es «una herramienta» para hablar de «la vida», de las ambiciones frustradas, la monotonía, el amor, la amistad o la soledad.

«La película no es sobre beber, es sobre algo más», dijo el realizador danés en una rueda de prensa telemática al no haber podido viajar a España.

Es una historia «sobre cómo de a menudo no abrazamos la vida», añadió a su lado el actor Mads Mikelsen, que da vida al protagonista Martin, un profesor de historia con dos hijos adolescentes y una relación gélida con su mujer.

Para preparar sus interpretaciones, los actores visionaron numerosos vídeos de fiestas y gente borracha en Youtube y, aunque en el rodaje estaban sobrios, experimentaron ellos mismos con el alcohol y los diferentes estados de embriaguez que se ven en la película.

«Durante los ensayos, jugamos un poco con el alcohol. Pero era con fines de investigación», dijo Vinterberg.

Si la sección oficial iba de adicciones, en la cartelera de Horizontes Latinos prodigan las películas de denuncia social como la brasileña «Todos los muertos», de Caetano Gotardo y Marco Dutra, un relato sobre la esclavitud y el racismo en su país.

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *