La danza es poesía

Con una licenciatura en Danza Contemporánea, y estudios de Teatro, Neri dirige su propia compañía, Año Luz Plataforma Escénica, con la cual cristaliza procesos creativos de corte interdisciplinario y concreta profesionalmente producciones de Danza Contemporánea.

—Hay muchas personas que practicamos la danza y seguimos resistiendo en este quehacer. El público es muy complicado porque básicamente se conforma de familiares, amigos, nuestros alumnos y algunos colegas. Conseguir y mantener cautivo un público real, interesado en consumir danza, es una labor tradicional y ancestralmente complicada.

En el marco de la tercera edición de Incontra, Encuentro Nacional de Coreógrafos No/Legítimo, que organiza y dirige cada año en la Ciudad de México, con invitados nacionales e internacionales, explica que a escenarios como La Caja o el Teatro de la Danza llega poca gente, “según la oferta que los hacedores de danza ofrecemos”.

—Pienso que es responsabilidad nuestra. Con qué discursos, con cuáles lenguajes y de qué forma nos estamos acercando al público, es algo que debemos reflexionar para interesar a la gente en acercarse a nosotros y a nuestras coreografías—, dice Neri, quien estudió Filosofía en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Neri percibe mucha poesía en la danza contemporánea, puesto que es  abstracta y habla de impresiones y, aclara, existe una danza contemporánea que tiene una narrativa, la cual se expresa paulatinamente a través de sensaciones o incluso una dramaturgia anecdótica, siendo esto lo que el autor desea transmitir y hacer sentir al espectador.

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *