La trova está cargada de testimonios de nuestros días: Gerardo Pablo

Gerardo Pablo (México, 1977) afirmó que «ser un trovador, más que un deber, es un placer», ya que goza de la libertad creativa y del gusto de ser un cronista de sus experiencias de vida, de lo que lee y aprende de los demás.

También, procura que sus canciones sean una semilla que germine en quien las escuche: “que se vea reflejado y lo deje en un mejor lugar”.      «Opto por la libertad musical en todos los sentidos.

Toda la música es muy bonita, tiene un sentido de existir, pero creo que a partir de cualquier tipo de música puedes dejar y sembrar una semilla que te coloque en lugar mejor. Esa siempre ha sido mi premisa».

«Me siento una persona muy afortunada, con una realización personal y proyecto de vida, porque he contado con la fortuna de alcanzar esto gracias a la generosidad de mi familia, amigos y de un público muy fiel».

Enfatizó que actualmente recapitula y da cuenta que ha «logrando algunos sueños, como que Eduardo Galeano, escritor uruguayo, me permitiera grabar un disco basado en su obra; que Luis Eduardo Aute grabara conmigo un disco y que Silvio Rodríguez cante en mi más reciente disco».

Con 12 materiales discográficos —disponibles en plataformas digitales—, y 24 años de experiencia, reiteró que se encuentra «justo en su momento, con el radar prendido para llenarse de imágenes e ideas para plasmarlas en sus canciones», las cuales, actualmente, suman cien títulos de su autoría.

La trova actualmenteEn cantautor comentó que en los últimos años ha experimentado grandes cambios en la trova: “es un poco complejo de describir”. Desde sus inicios se enfrentó a figuras como Silvio Rodríguez o Pablo Milanés, además de ser un artista independiente que era visto por «sostener una postura radical y rebelde, ahora esto es algo normal y habitual, tornando a este género en balada romántica».

Al respecto, Pablo señaló que calificarla de esta forma es bastante valioso: «Siempre es afortunado que se sigan generando canciones nuevas y me parece que la evolución musical de nuestro país se ha ido desarrollando de una manera compleja» y, subrayó: «en otros países los trovadores, por su trayectoria y reconocimiento, han llegado a lugares como Gilberto Gil, quien fuese ministro de Cultura de Brasil, o que tengamos a Serrat en España, con una gran trayectoria».

Consideró que, en México, la Trova ha tenido varias generaciones, con algunos momentos de pausa y «truncando» algunos talentos como el de Guadalupe Trillo, Juan Acereto o Álvaro Carrillo, y declaró que, «gracias a la difusión en bares tuvo una mayor expansión, haciéndola más balada pop o romántica».

«Sin embargo, me da mucho gusto que existamos jóvenes sosteniéndonos en esa brecha de canción social, no de protesta sino de propuesta para buscar cómo reflejar la realidad y plasmarla en la música».

Respecto a «la otra forma de hacer trova», dentro de las categorías romántico o balada, mencionó que «cada quien tiene su público y van hallando esa poesía o descarga. Me parece bien que exista y que cada quien elija su expresión preferida según el momento que esté atravesando».

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *