Lago de Guadalupe… ¡Cloaca!

* El que fuera santuario de vida silvestre y agua está lleno de basura y aguas contaminadas……

Por Raúl Ruiz/jredaccion@hotmail.com

El Lago de Guadalupe luce desde hace días con basura, el que se considera un santuario de agua y forestal ha sido abandonado por las autoridades y se encuentra en un estado lamentable. El 13 de octubre de 2004 el gobierno del estado de México decretó la creación del Parque estatal santuario forestal y del agua presa de Guadalupe”, la declaratoria no ha frenado la devastación de la reserva ecológica. Al momento se estima que la población de peces está en proceso de extinción, en consecuencia el arribo de aves migratorias se ha reducido.

El que fuera un lugar de esparcimiento de gran atractivo, tanto para visitantes como para fauna (patos, garzas y pelícanos) que en invierno llegaba, esa ahora un colector de aguas negras, con basura apilada a sus alrededores, olores fétidos, así como peces y aves muertos.

A diferencia de otros años, en esta temporada invernal no llegaron garzas ni pelícanos, cuyo arribo era un espectáculo, en muchos puntos del área se observan aves muertas y basura acumulada por montones en las inmediaciones del lago.

El lago de Guadalupe tiene superficie de mil 740 hectáreas, incluidas la zona forestal, cañadas y ríos que lo bordean, lugar de vida silvestre que ya se ha perdido, indicó un vecino quien externó su preocupación.

La presa tiene un engañoso espejo, pues bajo el se ocultan lodos, fango y descargas residuales de los municipios urbanizados de Nicolás Romero, Cuautitlán Izcalli y Atizapán de Zaragoza. El embalse de aguas negras convirtió en cloacas al aire libre el anterior santuario de vida silvestre.

Por otro lado, se ha detectado la presencia de enfermedades contagiosas, como fiebre aviar y Newcastle, sin efectos en los humanos, pero que están acabando con los patos del lago, por el número de aves muertas que ronda la cifra de mil especímenes.

El mayor problema de la reserva ecológica es la descarga de aguas negras al estanque, estudios de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) advierten del alto grado de contaminación del lago, con presencia de amoniaco (orines), materia orgánica (heces fecales) y bacterias, así como ausencia de oxígeno, condiciones que ponen a la presa al bordo de la eutrofización (enriquecimiento excesivo en nutrientes que deriva en la aparición de algas).

La contaminación son las aguas residuales provenientes de los municipios aledaños está fuera de control. Una solución sería construir sistemas de drenaje en las demarcaciones vecinas, concluir dos colectores marginales, una planta tratadora y una potabilizadora.

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *