Lenguaje poético, el que ‘mejor encaja’ en las redes sociales: Bojórquez

En el marco de la Feria Internacional del Libro de Minería 2020, el poeta y editor Mario Bojórquez (Los Mochis, Sinaloa, 1968) tuvo una agenda activa. Presentó más de una decena de libros publicados por su Editorial Círculo de Poesía, además de dar a conocer su más reciente poemario intitulado Memoria de lo vivido (Instituto Sinaloense de Cultura, 2019).

Aparte de ser uno de los autores con más presencia en el orbe de la poesía mexicana actual, Bojórquez está interesado en la poesía joven, la que ha ido naciendo de la generación de la última década del siglo pasado.

Sin una agenda de conversación predeterminada, la sección de Cultura de Notimex se dio a la tarea de buscar al poeta para, más que nada, hablar de poesía, cuyo conocimiento abarca desde la antigua Grecia hasta los tiempos actuales, tal como se puede entrever en esta charla, la cual inicia recordando al poeta mayor de la lírica mexicana contemporánea, Eduardo Lizalde:

—Nosotros en Círculo de Poesía, en 2014, creamos el Premio Nuevo Siglo de Oro. Ahora se lo dimos a Lizalde. Esta idea nació en 2014 porque es cuando mueren poetas tan importantes como José Emilio Pacheco y Juan Gelman. También fue el año del centenario del natalicio de escritores como Octavio Paz, Julio Cortázar y José Revueltas. Lo que decimos, básicamente, es que entre 1914 y 2014 ocurrió un nuevo Siglo de Oro en la lengua iberoamericana. Ya no digo España, a pesar de Federico García Lorca y Antonio Machado, porque es más bien del lado americano.

—Claro, también está la parte final del Modernismo.

—Así es, el segundo Modernismo con López Velarde, que en 1919 estaba publicando Zozobra. En ese entonces se estaba empezando a modificar el panorama de la lengua española, pero de este lado del Atlántico. Fue un siglo literario magnífico que incluye, por supuesto, a Borges también. Lo que sucedió en el Siglo de Oro español, cuando Juan Boscán y Garcilaso de la Vega llevaron el endecasílabo italiano al español, y que concluye con la muerte de Juan Ruiz de Alarcón, pasó acá algo similar: un siglo de luces, maravilla, potencia, originalidad y desarrollo de otras visiones del mundo.

—Con esto que menciona, ¿usted diría que el español ya pasó a ser de América Latina y dejó de pertenecer a España?

—Sí. Le seguimos llamando español porque tiene esas raíces, pero efectivamente ya es una lengua que, por supuesto, sucede acá. Piensa tú que en ese país tienen 40 millones de hablantes y aquí somos 520 millones.

—Me parece, si no mal recuerdo, que España cuenta con apenas el 20 por ciento de los hablantes del español. Con ese único dato yo diría que el idioma ya es nuestro.

—Es nuestro, sin duda. ¿Y cuál es el español más grande? El mexicano. Nosotros tenemos unos 120 millones de hablantes en el país y unos 40 millones en Estados Unidos, aunque ellos sólo reconocen a 20 millones. ¡Imagínate toda la gente que no tiene papeles y que no pueden tener registrada!

—Y a pesar de esta cantidad tan grande de hablantes, ¿no diría que, aun así, la poesía cuenta con muy pocos lectores? El género es, no me gusta decirle elitista, pero sí con un acercamiento mínimo.

—Quizá cuando estás hablando de poesía culta tengas razón, pero lo mismo sucede con la música culta, es la misma proporción. Ernesto Cardenal, recientemente fallecido, y Plácido Domingo, serían dos estrellas en el mismo nivel. Pero así como existe la música popular, también está la poesía popular. Afortunadamente tenemos nosotros a José Alfredo Jiménez o a Juan Gabriel. Y contamos con figuras que escriben en endecasílabos o en alejandrinos castellanos, tal como lo hacía Rubén Darío y Lorca. Yo en clase a mis alumnos les digo: “Escuchemos este poema”:

Antes que el sueño (o el terror) tejiera mitologías y cosmogonías, antes que el tiempo se acuñara en días, el mar, el siempre mar, ya estaba y era.

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *