Llega vacuna a un pueblo sin médicos

Parecía un día normal en este pueblo habitado por los ikoots. Las calles lucían tranquilas. Mientras unas mujeres atravesaban la explanada municipal rumbo al mercado, otro grupo caminaba hacia el panteón con flores, cubriéndose con chales en símbolo de luto.

Pero no era cualquier día, este miércoles la vacuna contra el Covid llegó, después de un año, a San Mateo del Mar, comunidad que resiste la pandemia sin agua potable ni médicos y con el miedo que dejó la violencia.

En este pueblo, abrazado por una laguna y el océano Pacífico, no hubo personas apartando lugares ni peleándose afuera del preescolar Benito Juárez, sede de la vacunación.

Los adultos mayores comenzaron a llegar desde las 9:00 horas, en el horario que les indicaron en la asamblea comunitaria. Algunos cargaban manojos de papeles bajo el brazo y otros los protegieron en bolsas de plástico, pero todos estaban en silencio, ordenados y formados en una fila hasta que ocuparon las sillas que había en el interior del inmueble.

«Son pocos los abuelitos que van a venir», aseguró Alberta, quien acompañó a su marido a la vacunación. Y no es la única que dice lo mismo, otros familiares de adultos mayores aseguran que muchos ancianos tienen miedo por lo que escuchan o por lo que sus hijos leen en el deficiente servicio de internet sobre las reacciones secundarias de las vacunas, los rumores sobre fallecimientos o porque no creen en ellas.

Los encargados locales del Programa Bienestar confían que en el transcurso de los tres días de vacunación al menos la mitad de los 690 adultos mayores empadronados reciban el biológico de la empresa china CanSino Biologic, la única vacuna que fue probada en Oaxaca en su fase 3.

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *