Lo antiguo en lo moderno, la dualidad del hoy

Cuando uno entra a una librería de viejo, inmediatamente queda envuelto en la magia de los anaqueles con los libros perfectamente bien acomodados que la rodean, pero para Pablo Álvarez —dueño de la librería El gato literato, ubicada en Copilco—, la concepción de este tipo de negocios es ya muy anticuada y debe evolucionar.

A pesar de que su librería tiene dos años de haberse abierto, él es parte de una familia que lleva dos generaciones dedicada a la compra y venta de libros usados.

«La librería nace de la inquietud de tener un punto de reunión y de confluencia. Para estar en contacto con mis comensales, mis clientes y mis amigos. Ya tiene mucho tiempo que me dedico a esto y además está en la colonia donde crecí y he vivido toda mi vida».

Aseguró que su librería es un lugar al que le hubiera gustado asistir cuando era joven: «aquí tenemos muy claro una cosa y es que trabajamos en un lugar donde nos gusta estar. Aquí se deben sentir a gusto tanto los que trabajan como quienes asisten por la razón que sea. Es un concepto capital que tenemos aquí en la librería».

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *