Los Reyes Magos a través del tiempo

Una de las tradiciones más antiguas de la historia es protagonizada por los tres Reyes Magos: Melchor, Gaspar y Baltazar, la cual sigue vigente a través de obras escénicas.

Cada 6 de enero, niños y niñas esperan la llegada de estos personajes que son retomados en obras teatrales como “Navidades en México”, que el Ballet Folclórico de México de Amalia Hernández presenta en el Castillo de Chapultepec hasta este 5 de enero.

Vestidos con los ropajes típicos de los reyes y con sus coronas que los caracteriza, forman parte de un elenco de la agrupación que lleva representándolo desde hace 11 años y que son el atractivo de un nacimiento vivo que enriquece y preserva la tradición cultural.

La narrativa señala que desde hace 2 mil años era conocida la figura de los Reyes Magos, que al paso del tiempo siguen siendo admirados y queridos por los pequeños a causa de sus bondades, quienes escriben una carta pidiendo algunos regalos que se colocan junto al árbol de Navidad.

Esa tradición se inscribe desde el nacimiento de Jesús de Nazaret, hecho que narra el Evangelio donde los reyes hacen una travesía para poder estar en el nacimiento del Niño Dios, y cada uno de ellos llevaba un regalo especial para celebrar este acontecimiento.

Siguiendo esa misma visión religiosa, se cuenta que antes de llegar a la ciudad de Jerusalén, los magos de Oriente encontraron al gobernador Herodes el Grande, quien les pidió que de regreso hablaran con él para darle noticia del sitio exacto donde se encontraba el niño, para ir él también a adorarle.

Sin embargo, lo que quería era darle muerte, por eso ordenó la matanza de los inocentes, sólo niños recién nacidos, tal como se ha plasmado también en varias películas épicas sobre la vida de Jesús de Nazaret.

También se cuenta que un ángel se les apareció a los tres reyes y les advirtió del peligro que corría Jesús, si ellos atendían el deseo de Herodes. Por lo que no volvieron por el mismo sitio.

Una vez que llegaron a su destino, vieron al niño con María, inclinándose lo adoraron y abrieron los cofres que contenían oro, incienso y mirra.

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *