Lupita González y su dopaje, priva a México de medallas

La mancha del dopaje se agigantó sobre la marchista mexicana Lupita González, quien el 10 de mayo pasado se le notificó una suspensión por cuatro años, con lo cual privó a México de posibles medallas de oro, como la panamericana, mundial y olímpica.

Lupita fue boxeadora y velocista, pero por una lesión cayó en manos del entrenador Juan Hernández, quien le dio ejercicios de rehabilitación en una rodilla, la curó y la incursionó en la caminata, en la que creció vertiginosamente con espectaculares resultados.

Aquellas imágenes de un esfuerzo hasta el límite para ganar la medalla de oro en los Juegos Panamericanos Toronto 2015, en donde después de cruzar la meta fue internada por una severa deshidratación, demostró a todos los mexicanos de cómo se deben hacer las cosas para triunfar.

En los Juegos Olímpicos Río 2016 enfrentó solitaria al poderoso equipo de marchistas de China y conquistó la medalla de plata, la cual es histórica, porque nunca una mujer mexicana había ganado una medalla en estas lides en la caminata.

A principios de 2016, Juan Hernández invitó a Esteban Santos a integrarse a su equipo de trabajo como auxiliar, incluso de su bolsillo le pagó su salario, y todo por compadecerse de él, porque lo veía “amolado”.

Pero desde marzo de ese año se empezó a tejer una deleznable trama para separar a Juan Hernández de Lupita González, y el entrenador y la atleta llegaron al acuerdo de caminar juntos hasta Río 2016 y después cada quien por su lado.

Así sucedió, Lupita se quedó con Esteban Santos como su entrenador y todavía, como parte del proceso de preparación de Juan Hernández, alcanzó a ganar medalla de plata en el Campeonato Mundial de Atletismo Londres 2017, en el que también fue superada por una china.

Una gran victoria tuvo González en la Copa Mundial de Caminata de Taicang, China, cuando el 5 de mayo de 2018 se desquitó de las chinas y las derrotó en su casa, en específico ante Jiayu Yang, con quien había perdido en Londres 2017.

El 8 de diciembre de 2018, la Unidad de Integridad de la Federación Internacional de Asociaciones de Atletismo (IAAF), informó que la atleta dio positivo por dopaje por la sustancia llamada Trembolona.

Ella argumentó, en una primera respuesta a la IAAF, que se debió a que comió carne de res, vegetales y cinco tacos al pastor, lo cual nadie le creyó, pero sí la colocan como una víctima de su nuevo entrenador.

El 11 de mayo pasado, la Unidad de Integridad de la IAAF confirmó el resultado positivo por dopaje de la mexicana y una suspensión de cuatro años, por lo cual ya no pudo competir en los Juegos Panamericanos Lima 2019 y el Campeonato Mundial de Atletismo Doha 2019, en donde pudo ganar medalla de oro.

De esta forma tampoco competirá en los Juegos Olímpicos Tokio 2020, en donde también era candidata a lo más alto del podio durante la ceremonia de premiación de los 20 kilómetros de caminata femenil.

Ante su ausencia nada es igual y ni será, y más cuando Alegna González, campeona mundial sub 20 en 2018, está por madurar y por ello no participó en Lima 2019 y Doha 2019 y sí se apunta para Tokio 2020.

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *