María Bútina llega a Moscú tras su liberación de prisión en EE.UU.

María Bútina ha hecho su llegada a Moscú este sábado luego de ser deportada desde EE.UU. La ciudadana rusa cumplió una condena en el país norteamericano tras ser acusada de ejercer como agente extranjera y conspirar para actuar como espía de Rusia.

Bútina ha sido recibida en el aeropuerto Sheremétievo por su padre y por periodistas que le han entregado flores. «Estoy muy, muy contenta de regresar a casa, y estoy muy agradecida con todos los que me apoyaron», expresó Bútina.

«Yo no me di por vencida únicamente porque sabía que simplemente no tengo el derecho de hacerlo», manifestó la ciudadana rusa. «Los rusos no se dan por vencidos», recalcó.

Además de agradecer al pueblo ruso por su apoyo y donaciones, María Bútina, al lado de su padre, Valeri Butin, pronunció también las «gracias para el Ministerio de Asuntos Exteriores y los diplomáticos, que hicieron todo lo posible» por facilitar su regreso al país.

La portavoz de la Cancillería, María Zajárova, calificó las palabras de Bútina para los periodistas como «una de las conferencias de prensa más felices» que ha presenciado.

Bútina afirma sentirse «aliviada» de haber llegado a la capital rusa luego de los «tristes» acontecimientos en torno a ella. «No tengo nunca ningún enojo contra EE.UU. porque hay gente buena y mala en cualquier parte», indicó.

«Todavía creo que ambos países deberían ser amigos, pero lo que me pasó definitivamente demuestra que EE.UU. está perdiendo su sistema de Justicia. En realidad ya se ha perdido, no solo para mí, sino para el estadounidense promedio», aseveró la ciudadana rusa.

Tras ser deportada de EE.UU., Bútina señala que se le ha prohibido la entrada a ese país. «Las actividades de fomento de la paz que realizaba sin acreditación son un crimen tan malo —estoy siendo sarcástica aquí— que no puedo volver. Y no quiero hacerlo», indicó. «El racismo en EE.UU. es muy real, y si eres ruso en EE.UU. deberías estar muy preocupado», añadió.

Bútina revela que solo supo acerca de su liberación cuando estuvo frente al avión con bandera rusa. «Todo lo que me pasó fue como en ‘Alicia en el país de las maravillas’, tan loco e impredecible que esperé que me sucediera cualquier cosa hasta que el avión aterrizara en Rusia», manifestó.

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *