Metepec, sometido a disposiciones de células criminales

Por Karina A. Rocha Priego

Hoy tocaremos un tema tan importante como que tiene que ver con la cancelación de la Feria de Metepec, obligada ésta por las amenazas que el crimen organizado hizo contra los cantantes o músicos que se presentaran en ella.

Es inconcebible que sigamos maniatados a las disposiciones de las células criminales que operan en la entidad mexiquense, apoyados seguramente por las propias autoridades municipales. Es lamentable que, en un municipio tan próspero como Metepec, los ciudadanos ya vivan con miedo a asomar si quiera la nariz de sus hogares.

Primero un atentado contra una mujer, a plena luz del día que, afortunadamente salvó la vida, pero ¿por qué vivir esos episodios? Mientras los uniformados bajo el mando de Esaú Eduardo Sánchez Sánchez y, por consiguiente, bajo el mando corrupto de Gabriela Gamboa, todavía alcaldesa metepequense, lo único que saben hacer es “levantar infracciones”, aunado a que en el municipio ya solo operan 20 patrullas para salvaguardar la integridad de 242 mil 307 habitantes porque terminó el contrato de arrendamiento de patrullas que utilizó esta mujer durante su administración.

Por consiguiente, los metepequenses amanecen con narco mantas amenazadoras como si viviéramos en el norte del país donde el hampa es la que realmente gobierna. Hoy, ya los tenemos aquí, y amenazaron con balear a gente incidente si artistas se presentaban en la Feria de Metepec, esta que, primero, se dijo que le habían entregado de manera directa del contrato y sin licitación a Jair Montalvo y, cuando salió a relucir esto, fue la primera vez que se habló de la cancelación de la Feria, a causa de incumplimientos en las normas de logística y seguridad, destacando que la empresa responsable del evento ni había entregado a tiempo las pruebas necesarias de seguridad.

Posteriormente, aparece la narco manta, de ahí que algunos artistas que se presentarían en la misma, cancelaron sus conciertos, para garantizar la seguridad de los asistentes. Aún así, se llevaron a cabo algunas presentaciones, lo que llevó a que balearan los camiones de “La Adictiva”, por ejemplo, luego de haber estado en el recinto de la feria.

Eso no bastó, querido lector, para que la alcaldesa, irresponsable como siempre, asegurara “la fiesta sigue”, ello a pesar de que los empresarios de Espacio Metepec 2021 dieron por concluidas las actividades, la alcaldesa dijo que no, que esto seguía, dejando en claro que le importaba muy poco la seguridad de los asistentes.

La pregunta es ¿Por qué seguir con algo que representaba un grave riesgo? Seguramente la señora negoció con los empresarios llevándose su buena “tajada” de las entradas a la feria, pues Gabriela Gamboa ha demostrado por todos los medios ser una funcionaria publica ¡más que corru8pta!, y no quiso dejar pasar esta oportunidad de irse con “las manos llenas”.

Además, ¿a quién culpar de la entrada del narcotráfico y sus células a Metepec? Seguramente esta señora es más que responsable de la inseguridad que se está viviendo en el municipio y, pese a que querrá acusar de ello al alcalde electo, Fernando Flores Fernández, porque se le hizo costumbre, las autoridades pertinentes tendrán que llevar a cabo sus investigaciones -si es que tienen tiempo, claro está- para dar con quienes amedrentaron a los metepequenses.

Por lo pronto, este municipio vive en el terror, en la zozobra y, honestamente, ¡no podemos seguir viviendo así! ¿A dónde quedó la Guardia Nacional? ¿A dónde quedaron las promesas de seguridad y baja en el índice delictivo? ¡En el olvido!, mientras tanto, la inseguridad y la violencia se instala en todo el territorio mexicano.…

DENIGRAN IMAGEN DE ACTOR ASESINADO

Sin lugar a duda, la semana que recién concluyó fue de grandes emociones. Primero lo que sobrevino a la extraña muerte del actor Octavio Ocaña, mejor conocido como “Benito” en la serie “Vecinos”, quien murió por disparo de arma de fuego y que, presuntamente, se disparó solo, hecho que resulta increíble, luego de los videos que se dieron a conocer y donde se ve el cómo uno de los uniformados se mete por el quemacocos de su auto. Este hecho se exige sea investigado, pero en serio.

Por otro lado, el robo que sufrió el joven en manos de los mismos uniformados de Cuautitlán Izcalli, también en los videos se ve el cómo una mujer “policía” ¡saquea al moribundo!, hecho que también se exige, no se pide, se exige sea investigado.

Luego, filtraron un video en redes sociales donde se ve al joven actor drogándose, incluso se ve cómo éste venía en el asiento trasero del auto en el que viajaba. La pregunta es ¿y cómo para qué ese video? Al final, el actor ya estaba muerto, evidenciarlo no servía de nada. Si tomaba o no, si se drogaba o no, era su problema, mientras no afectara a terceros, sin embargo, ello no era motivo para que ¡lo asesinaran! ¿o sí? Porque hasta el momento no se sabe nada de las causas que motivaron la supuesta persecución que terminó con su vida, luego de que los “seudo policías” dispararan a las llantas de su camioneta y le hicieran estrellarse.

Y lo último y más denigrante que pudieron haber hecho, el que se hayan filtrado fotos del joven muerto y tendido en una mesa de Servicios Periciales, lo cual, estarán de acuerdo, no debió haber sido nadie más que no fuera un trabajador del lugar o el mismo médico forense que, con tal de “salvar” la imagen de su “jefe”, el Fiscal General de Justicia del Estado de México, Alejandro Gómez Sánchez, es que lanzan una imagen que lastima a los “fans” de “Benito” pero, más que a ellos, a los padres y demás familiares de la víctima.

¿Por qué hacerlo? ¿Con qué fin denigrar aún más la imagen de este actor? Me pregunto si lo mismo haría con la hija, hijo o cualquier otro familiar de alguno de los servidores públicos del Gobierno del Estado de México, ¡denigrar a un ser humano asesinado filtrando sus imágenes! Es lo más bajo que hemos visto y también debe ser, no solo investigado, sino enjuiciado y ahora sí, dado a conocer a los medios de comunicación con fotografías y todo, como lo hicieron con este cadáver. De ésta, quien lo haya hecho, no puede salvarse pues nadie, insisto, nadie pudo haberlo hecho que no fuera alguien de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México.

Que éste sea el parteaguas para evidenciar los abusos policiacos que se vienen cometiendo, no solo en el municipio de Cuautitlán Izcalli sino en todo el Estado de México. Es curioso, mientras por un lado los municipales se sirven con la cuchara grande, asesinando por “supuesto cumplimiento al protocolo”, y asaltando cadáveres, por otro lado, policías de verdad, son acribillados en diversos municipios del Estado de México por cumplir con su trabajo. Inconcebible.

Actores o no; conocidos o no, todos quienes pierden la vida en manos del “abuso del poder” tienen el derecho de resolver sus crímenes, que no queden impunes, que se investigue a fondo, y que se les respete. Hablo de gente normal, no delincuentes, gente sobre todo joven que cometen errores tan graves como drogarse y alcoholizarse, pero ello no quiere decir que tengan que ser asesinados por el simple hecho. Casos como éste, miles queridos lectores que nunca son resueltos. Por eso tomar como ejemplo este asesinato para que las autoridades hagan su trabajo.

Lamentablemente en el Estado de México, Alejandro Gómez Sánchez, Fiscal General de Justicia ¡está de sobra! Haber ejercido este cargo desde el 2014, le ha hecho “amañarse” y despreocuparse del dolor de quienes acuden a solicitar sus servicios para esclarecer algún crimen, el que sea, no importa la magnitud, solo esclarecerlo. Pero no lo hace, porque este sujeto “ya hizo concha”, ya le vale cumplir con su trabajo, al fin y al cabo, “nadie lo puede quitar”, sabedor de que su cargo concluye en el 2023 pero, que no se equivoque, la gente dolida, la que no ha recibido justicia, la que es ignorada ¡si puede exigir su remoción!, y así tiene que ser y esperamos que así sea. ¡Castigar!, sobre todo, a quien ha lucrado con la imagen del actor asesinado…

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *