Mi patria es la escritura: Sandra Lorenzano

Sandra Lorenzano (Buenos Aires, 1960) ha vivido en dos patrias: Argentina y México; sin embargo, tras la charla que sostuvimos con ella nos queda claro que ha habitado más de dos países, pues la narradora, poeta y ensayista también considera que la escritura es una patria en la que se puede vivir (y en la cual no existe exilio posible que te arrebate de sus hojas, de sus letras ni de sus ritmos).

Durante nuestra conversación se muestra llena de fuerza en sus palabras, como si respetase cada oración formulada, como si fuera ella un guardián de las letras, alguien que debe preservar el lenguaje porque es su única arma en contra de la injusticia del mundo.

Cada rincón de su apartamento resulta tan similar a la personalidad de la autora de La estirpe del silencio (2015), pues su hogar está hecho de libros, los cuales aparecen en cada pared de dicho espacio. Frente a frente, sentados a la mesa del comedor de Lorenzano, charlamos acerca de la literatura y sobre la vida, ¿quién puede distinguir cuándo se cruza la frontera entre una y otra? Así, mientras la escritora evocaba el pasado y parecía mutarlo en vivo presente a través de las palabras, su más reciente libro se hacía cuerpo, palabra oral, lengua y lenguaje, voz y sonido, memoria, introspección, biografía, herramienta contra el silencio y el olvido, arma contra la muerte.

Sandra Lorenzano en esta plática hace alquimia y transforma el miedo y el pasado en dulce memoria y trinchera, acalla el temor de que alguien suba por las escaleras de su edificio y la encuentre para clavarle un picahielos, tal como repite una y otra vez la protagonista de El día que no fue.

(Esta charla derrocó a la tiranía del silencio. Nunca más el silencio, nunca más. En su libro ella evoca una frase de cierto poeta venezolano: “¿Tendré desierta la boca?” En el caso de la autora radicada en México a partir de 1976, su boca —al menos durante esta plática con Notimex— fue una ciudad colmada de palabras.)

Alguien pregunta: “¿Usted puede contar esto?” Lorenzano responde:      —Puedo.

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *