Militares chilenos obviaron normas de derechos humanos: ACNUDH

Durante las recientes protestas y el estado de emergencia que tuvieron lugar en Chile “la policía y ejército no se apegaron a las normas internacionales de derechos humanos, así como a normas relacionadas con el uso de la fuerza”, según reporte de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH).

Así se concluye en el informe de 30 páginas, dado a conocer públicamente este viernes, producido por un equipo de trabajo de del organismo de la ONU, que pasó las primeras tres semanas de noviembre investigando la situación en siete regiones del territorio chileno.

Detalla extensas denuncias de “tortura, malos tratos, violaciones y otras formas de violencia sexual por parte de la policía contra personas detenidas, muchas de las cuales parecen haber sido retenidas arbitrariamente”.

En total, según cifras oficiales, más de 28 mil personas fueron detenidas entre el 18 de octubre y el 6 de diciembre de 2019, aunque la gran mayoría ya han sido liberadas.

También documentó 113 casos específicos de tortura, 24 casos de violencia sexual contra mujeres, hombres, niñas y niños adolescentes, perpetrados por policías y militares. Informó que la Institución Nacional de Derechos Humanos ya presentó denuncias penales por cientos de casos más.

El ACNUDH reconoció que la fiscalía chilena tiene en curso investigaciones por las 26 muertes que ocurrieron en el contexto de las protestas, e incluso con sus servicios han verificado información sobre 11 de esos 26 casos.

Hasta ahora detectaron cuatro casos de “privación arbitraria y otras muertes ilegales que involucraron a agentes estatales” además de otros dos donde “la fuerza letal, en forma de munición real, parece haber sido utilizada en la ausencia de cualquier riesgo para la vida del personal civil o militar y contra personas que no participaban en actos de violencia», se lee en comunicado.

Aunque el Ministerio de Justicia chileno reporta cuatro mil 903 personas heridas hasta el 10 de diciembre (incluidos dos mil 792 policías), el informe del organismo asegura que otras fuentes sugieren un número mayor.

Reporta que un “uso innecesario y desproporcionado de armas menos letales, en particular escopetas antidisturbios […] ha resultado en una gran cantidad de personas heridas, incluidos los transeúntes y las personas que no cometieron actos violentos sino que protestaron pacíficamente”.

Describió que el número «alarmante» de personas con lesiones oculares se debe principalmente a los disparos de escopetas y “al uso de irritantes químicos, en particular gases lacrimógenos y, en algunos casos, a los impactos de los botes de gases lacrimógenos”.

Aseguran que las autoridades “tenían información sobre el alcance de las lesiones desde el 22 de octubre» pero «no adoptaron medidas efectivas, rápidas y oportunas para poner fin al uso de armas menos letales, especialmente las escopetas antidisturbios que usan perdigones».

Destacan las restricciones de tribunales en el uso de escopetas en manifestaciones pacíficas y de gases lacrimógenos en determinadas circunstancias o lugares (por ejemplo, en hospitales).

El informe de las Naciones unidas se sustenta en 235 entrevistas con víctimas que padecieron presuntas violaciones de sus derechos humanos, 60 entrevistas con elementos de seguridad.

Reconoció la colaboración de las autoridades de la capital del país, Santiago, para acceder a hospitales, centros de salud y de seguridad para recuperar el testimonio de personas heridas durante las manifestaciones.

La víspera, la Cámara de Diputados chilena optó por no presentar la acusación constitucional por violaciones a los derechos humanos contra su mandatario, Sebastián Piñera.

amanecerweb

amanecerweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *